lunes, 17 de junio de 2024
Enalta
Revista Adiós

Los nuevos hallazgos funerarios visigodos en el yacimiento cántabro de La Garma plantea más incógnitas sobre el uso del lugar

Publicado: viernes, 15 de septiembre de 2023

Los nuevos hallazgos funerarios visigodos en el yacimiento cántabro de La Garma plantea más incógnitas sobre el  uso del lugar

El equipo de arqueólogos del yacimiento cántabro de La Garma ha encontrado dos nuevos depósitos funerarios de época visigoda que, junto a las hallados en la campaña de 2022, forman un conjunto único en la península ibérica, donde lo usual era enterrar a los muertos junto a las iglesias y no en las profundidades de una cueva. Los restos humanos y los objetos que han sido encontrados junto a ellos pueden ser datados en torno al año 700, según los investigadores de La Garma, que en las dos últimas campañas han identificado huesos de una veintena de individuos.

Como han explicado este jueves el director del Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria (Mupac), Roberto Ontañón, y el director de las excavaciones, Pablo Arias, se encontraban en la galería basal de La Garma, que no es una cavidad sino todo un sistema de cuevas en el interior del monte del mismo nombre, con yacimientos arqueológicos que van desde los 400.000 años antes de Cristo hasta el siglo XIII.

La galería basal atraviesa el arroyo que ha formado la cueva y para llegar al conjunto funerario hay que hacer un recorrido de casi tres horas de duración, que implica bajar desde la entrada actual, situada 50 metros por encima, y descender unos 500 metros por el cauce del río, cuyas aguas llegan a anegar completamente la cavidad cuando hay crecida.

En el depósito más complejo, localizado por Luis Teira durante la exploración de esta galería en su tramo final, se han hallado los restos de cuatro individuos, que fueron depositados de forma simultánea en un estrecho nicho de tres metros de longitud.

Entre los objetos que han aparecido junto a los restos destacan un broche de cinturón liriforme, una cadena de bronce, un hacha de combate y un cuchillo de hierro con restos de la vaina de cuero.

En otro sector de la galería, descubierto por Daniel Pérez García de los Salmones, se encontró otro depósito funerario con restos de una mujer adulta y un individuo juvenil, además de un broche de cinturón.

Los arqueólogos han mostrado a los periodistas algunos de esos objetos y un cráneo casi completo y de color negro por la acción del óxido de manganeso, que también ha teñido las paredes de la cavidad.

Según Roberto Ontañón, los investigadores no tienen todavía una respuesta que explique el porqué de estos yacimientos funerarios, que se han encontrado también en otras cuevas de Cantabria, aunque llevan años "dándole vueltas".

No es lo normal es una época en la que los visigodos, que se habían extendido por toda la península ibérica, "convertidos a la fe verdadera" enterraban a sus muertos en cementerios al lado de las iglesias.

Una de esas necrópolis visigodas al uso, El Castillete, está en el sur de Cantabria y además de "tumbas canónicas" en ella se han hallado objetos como los que han aparecido en las profundidades de La Garma, una catacumba natural que poco tiene que ver con la liturgia cristiana. "¿Por qué los enterraron ahí? No lo sabemos. Incluso hay individuos que sabemos que correspondían a la élite de estos grupos sociales. No eran gente pobre o gente del común que no podía pagarse un entierro digno, al contrario", ha explicado Ontañón.

El destino definitivo de este conjunto será un espacio específicamente dedicado a la arqueología de época visigoda en Cantabria, que constituirá una de las principales novedades de la exposición permanente del nuevo Mupac.

El equipo de La Garma está trabajando además en esta campaña en excavaciones de la época paleolítica y de la Edad del Hierro y en un castro de la época romana, una concentración única de yacimientos que, como ha destacado la consejera de Cultura, Eva Guillermina Fernández, ha deparado muchas sorpresas y seguirá haciéndolo durante muchos años más.

 

Fotografía de Efe de los objetos que han sido encontrados junto a los restos humanos y que pueden ser datados en torno al año 700.