domingo, 05 de febrero de 2023
Funespaña
Revista Adiós

En 2022 aumentaron en el País Vasco las muertes de peatones, ciclistas y motoristas y en Cataluña descendieron, excepto de peatones

Publicado: viernes, 06 de enero de 2023

En 2022 aumentaron en el País Vasco las muertes de peatones, ciclistas y motoristas y en Cataluña descendieron, excepto de peatones

El 68% de las 44 personas que fallecieron en accidentes de tráfico en Euskadi en 2022 pertenecían a los "colectivos vulnerables" de peatones, ciclistas y motoristas, cuando un año antes estas personas habían concentrado el 48% de los siniestros mortales.

La directora de Tráfico del Gobierno Vasco, Sonia Díaz de Corcuera, ha dado a conocer este lunes en Bilbao los datos de accidentalidad y movilidad de tráfico en Euskadi durante el pasado año, y ha puesto de relieve el aumento de la siniestralidad en esos llamados "colectivos vulnerables".

En 2022 perdieron la vida en accidentes de tráfico en las calles y carreteras vascas un total de 44 personas -dos más que en 2021-, 19 de ellas en sucesos registrados en vías urbanas y 25 en carreteras interurbanas. 10 eran mujeres y 34, hombres.

De este balance de tráfico sobresale el dato de que el pasado año se registraron 15 peatones fallecidos en accidentes, cuando en 2021 solo había muerto un viandante (fueron 13 en 2019). Los peatones concentran el 34% del total de fallecimientos.

Tras recordar que 2023 se inició ayer con la muerte de un hombre de 87 años tras ser atropellado por un ciclista en una vía verde entre Ortuella y Trapaga, en Bizkaia, Corcuera ha explicado que este tipo de accidentes afectan en buena medida a personas mayores y que la responsabilidad obedece en un 27% de los casos a que los peatones "cruzaron mal", pero en el resto de los siniestros la culpa fue de los vehículos.

Además, de las 44 víctimas mortales registradas en 2022, 14 fueron motoristas, 3 menos que los 17 fallecidos en 2021, y 1 era un ciclista, uno más que los 2 que fallecieron el pasado año y en 2020. Los demás fallecidos en las carreteras vascas eran ocupantes de automóviles.

Álava fue el único territorio vasco en el que descendió en 2022 el número de fallecidos en accidentes, con 8 personas (2 menos que en 2021), mientras en Bizkaia y Gipuzkoa fallecieron 18 personas en cada caso (2 más que el año precedente). Las causas de los accidentes volvieron a ser "los tres asesinos de las carreteras": las distracciones al volante, la velocidad inadecuada, y el consumo de alcohol y drogas.

La directora de Tráfico ha indicado que Euskadi ha entrado en una cierta "estabilización" de los fallecimientos en accidentes de tráfico en una "horquilla" situada entre las 40 y 45 personas, tras haber descendido la mortalidad este siglo de forma importante, ya que en el año 2000 hubo 218 personas fallecidas. En 2019, antes de la pandemia, hubo 51 fallecidos, y 38 en 2020, el año de las mayores limitaciones por el coronavirus.

Además, en un año en el que el número total de accidentes de tráfico en las carreteras vascas (7.354) bajó un 2 % en relación con 2021 (un 13% menos que en 2019), se registraron 360 heridos graves, lo que supone un "descenso importante", del 21%, respecto a los 455 lesionados de gravedad contabilizados en 2021.

Díaz de Corcuera ha destacado que los flujos de tráfico en las carreteras vascas recuperaron en 2022 los niveles de antes de la pandemia, incluso en algunas vías con datos superiores a los de 2019, aunque ello ha contrastado con una "leve" reducción en los accesos a las tres capitales (un 5,65% menos que en 2019 y un 4,38 % menos que en 2021) debido "quizás" a la recuperación de la "confianza" de los usuarios en el transporte público y a sus bonificaciones.

Ha especificado que la recuperación de los flujos de tráfico se ha debido también al aumento de tráfico en la frontera con Francia, a la vuelta de la operación Paso del Estrecho y al incremento de vehículos en la conexión con Burgos y Madrid a través de la N-1.

La directora de Tráfico ha subrayado la importancia del "hito" del Pacto Vasco por la Seguridad Vial firmado en diciembre pasado por las instituciones vascas en el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía y reducir el número de siniestros.

Ha explicado que el programa del Gobierno Vasco "Para ti no hay repuestos", dirigido a la comunidad escolar de Secundaria y emprendido en 2017, ha llegado a más de 40 estudiantes de 174 colegios de 63 localidades vascas. EFE

157 personas murieron en carreteras catalanas en 2022,un 10,3% menos

Un total de 157 personas han fallecido en las carreteras catalanas en 142 accidentes mortales durante el año 2022, lo que indica un descenso del 10,3% respecto a 2019, según los datos del Servei Català de Trànsit (SCT) hechos públicos este domingo.

Durante el último año antes de la pandemia de coronavirus, en 2019, hubo por tanto 175 fallecidos en accidentes de tráfico. Los accidentes en general también se han reducido el 2022 con respecto a tres años antes en un 11%. El conjunto de las personas muertas o heridas graves durante el año acabado ayer se eleva hasta las 835, un 9% menos que en 2019, cuando se contabilizaron 953. Por otra parte, el número de accidentes mortales o graves se ha reducido, asimismo, en un 13% respecto a 2019, al pasar de 800 a 698. El pasado mes de diciembre murieron 9 personas en la red viaria interurbana, una más que en diciembre de 2019, y cuatro menos que el mismo mes de 2021, cuando fueron 13. Hasta el 31 de diciembre, el 76% de las víctimas fueron hombres (119) y el 24%, mujeres (38). De los 119 hombres, un total de 102 eran conductores, 3 eran pasajeros y 14 peatones, mientras que las mujeres, 18 eran conductoras, 15 eran pasajeras y hubo 4 peatones.

La franja de edad con un número más elevado de personas muertas es la de 55 a 64 años (31 muertos y un 55% de aumento respecto a 2019), seguida de los que tienen 35 y 44 años, con 30 muertos, mientras que los jóvenes de 15 a 24 años han pasado de 18 a 22 muertos. El SCT informa de que durante el año pasado murieron en la red viaria catalana un total de 42 motoristas, 8 ciclistas y 18 peatones, y hubo un usuario de vehículos de movilidad personal (VMP) que perdió la vida en una carretera, a pesar de que los patinetes eléctricos tienen prohibida su circulación allí. El conjunto de víctimas de colectivos vulnerables supone el 44% del total de muertos, destacando que ha habido una reducción del 14,3% del número de motoristas, siete menos que en 2019. En cambio, el colectivo de peatones cierra 2022 con una mortalidad más elevada que en 2019, con seis víctimas más, lo que supone un incremento del 50%. En la demarcación de Tarragona es donde más ha incrementado la mortalidad del colectivo, mientras que la AP-7 concentra casi la mitad de los peatones muertos, 9 de 18.

Respecto a los ciclistas, 8 en total, supone un ligero descenso respecto a 2019, cuando hubo 9, pero un incremento comparado con 2021 cuando se registraron 4 víctimas mortales, aglutinando la demarcación de Barcelona la mayoría de accidentes mortales con ciclistas implicados, 6 de los 8. De los 142 siniestros mortales registrados, 44 fueron por colisiones frontales (un 31% del total); hubo 101 que fueron colisiones con más de un vehículo implicado y 41 en solitario. Un total de 87 víctimas lo fueron en días laborables y 70 en los fines de semana, acumulando la franja de tarde un mayor número de víctimas mortales, casi la mitad.

Por carreteras, la autopista AP-7 sigue encabezando las vías con más víctimas mortales, con 24 muertos, un 15%, debido "al aumento de la movilidad que ha registrado este corredor". La segunda vía que registra más víctimas es la N-260, con 7, seguida de la A-2 y la C-35, con 6 cada una de ellas.

Por demarcaciones resalta el incremento en Girona, con 34 muertos, lo que supone un aumento de 7 con respecto a 2019, cuando hubo 27, siendo la comarca del Alt Empordà, con 13, la que registra una mayor siniestralidad, seguida por la Selva y el Gironès, con 6 cada una. En Barcelona, ha habido 70 víctimas mortales, diez menos que en 2019; 39, en Tarragona, una menos que en 2019, y 14 en Lleida, la mitad que en 2019