domingo, 05 de febrero de 2023
Funespaña
Revista Adiós

Lourdes Cacho Escudero


Escritora.

| CEMENTERIOS LLENOS DE VIDAS

20 de septiembre de 2021

Voy con ella, con mi tía Floren a ver el concierto ritual titulado Contrario a las agujas del reloj. Nos preguntan los nombres al entrar, intuyo que luego los escucharemos de la voz de los actores y así es. “Yo soy la que cuida el cementerio”- dice ella-

CEMENTERIOS LLENOS DE VIDAS

El sábado por la mañana septiembre amanece otoñal. Es dieciocho. Un concierto ritual creado y dirigido por Antonino Nieto Rodríguez va a tener lugar en el cementerio de Nalda a las 12:30 después de que la lluvia impidiera que se hiciera el día quince. Me gustan los cementerios abiertos; cuando estuve en Copenhague y en Estocolmo la idea de poder leer en un cementerio, sentarte en un banco, pasear, me pareció mucho más cercana que la de ir a llevar flores de vez en cuando. Mi tía Floren cuida voluntariamente el cementerio de Nalda y lo hace cercano, cercano en el sentido de darle vida, limpia las tumbas, reparte las flores, riega… entras en él y te sientes acompañada. Los cementerios están llenos de vidas, escribí una vez. Voy con ella, con mi tía Floren a ver el concierto ritual titulado Contrario a las agujas del reloj. Nos preguntan los nombres al entrar, intuyo que luego los escucharemos de la voz de los actores y así es. “Yo soy la que cuida el cementerio”- dice ella- El concierto tiene lugar arriba, en la parte intermedia del cementerio. Yo me quedo de pie, atrás, para hacer fotos, junto al nicho de mi bisabuelo que murió cuando yo tenía siete años. Leer su nombre es traerle a la vida. Cuando el concierto comienza hay un revoltijo de sensaciones dentro de mí, los versos, la danza, las canciones, me llevan a dar vida a todos los nombres que me rodean escritos en la pared y escritos también en un pedazo de mi tiempo. Contrario a las agujas del reloj la esperanza… recitan.  Y no solo a los nombres que me rodean, escucho la frase el rayo que no cesa y me es imposible no recordar a Miguel Hernández, hoy es dieciocho y José Luis Ferris lo ha recordado en facebook , un día como hoy llegó a Madrid con el propósito de enrolarse en el Quinto Regimiento. Tocaba la armónica. Por unos segundos la escucho, en otro tiempo que pasa a mi lado, como propio, contado ya en las últimas tardes de mis abuelos. “Toda definición intenta en vano archivar el silencio”- lee uno de los actores- Vuelvo a escuchar la armónica y los pasos de cuantos caminaron y que de alguna manera hice míos, míos para siempre. El concierto acaba con el Solo le pido a Dios del cantautor argentino León Gieco y el Hallelujah de Leonard Cohen. Mis ojos rompen aguas.
El sábado por la mañana septiembre amanece otoñal. Es dieciocho. Contrario a las agujas del reloj, la esperanza…
 
Contrario a las agujas del Reloj
 
La escritora Lourdes Cacho Escudero, natural de Nalda, ha relatado más arriba el concierto ritual al que asistió el pasado sábado en el cementerio de su pueblo. Estaba programado para el miércoles pero tuvo que ser aplazado por la lluvia.
Este acto forma parte de un recorrido por diferentes cementerios organizado por el Instituto de Estudios Riojanos (IER). La actividad cultural lleva por título “Contrario a las agujas del reloj. Versos y cánticos de reconocimiento y homenaje a los un día vivos” y dirigido por Antonino Nieto Rodríguez se pensó para el programa de actividades por el año Xacobeo.
El autor lo explica:” "Ha sido un tiempo, aún lo es, muy duro, y donde los ciudadanos necesitan reencontrarse consigo mismos y con aquellos de los suyos que ya no están a su lado. No pudieron despedirse, ni siquiera regalarse una última mirada, una palabra de amor, un apretón de manos Ahora o nunca: démosles la posibilidad de ese reencuentro, de ese simbólico abrazo desde la emoción y la verdad".
El concierto ritual, al que asistió y nos ha contado la escritora Lourdes Cacho, contó con la intervención artística de María Rodríguez, soprano; Antonio Torres, barítono; Sergio Kuhlmann, pianista, la bailarina Liliana Mestizo, la actriz Charo Gabella y el propio Antonino Nieto Rodríguez.
Los cementerios riojanos escogidos para estos conciertos rituales han sido los de Nalda, Santo Domingo de la Calzada, cementerio capitular de Margubete; y los municipales de Alfaro, Navarrete y Haro.
 
Fotografía: Lourdes Cacho Escudero.