Once familias reciben restos de fallecidos en el penal de Valdenoceda (Burgos)

Publicado: lunes, 20 de abril de 2015

Queda pendiente seguir con las identificaciones, frenadas por la falta de recursos económicos, y exhumar los restos que quedan, aunque es más complicado porque se encuentran en una parcela que quedó incluida en la ampliación del cementerio de la localidad, por lo que hay enterramientos más recientes sobre las tumbas de los presos.

Volver Realizar comentario

Once familias, entre ellas la de José Carrasco Valiño, nacido en Campillo de Llerena (Badajoz), recibieron el pasado sábado en Valdenoceda (Burgos) los restos de sus antepasados fallecidos en un antiguo penal situado en esta localidad.
El penal de Valdenoceda, en una fábrica de seda junto al río Ebro, fue uno de los más duros para presos de la guerra civil, del bando perdedor, una vez finalizada la contienda.
Las duras condiciones de vida, la falta de medidas sanitarias y la mala alimentación hicieron que la mortandad fuera muy elevada entre 1938 y 1943, han informado hoy fuentes de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
Manuel Sempere, presidente de la Asociación de Familiares de Represaliados del penal, ha recordado a Efe que los datos oficiales señalan 154 presos fallecidos allí, aunque pudieron ser muchos más porque algunos vecinos relatan cómo salían sacas con restos humanos que se depositaban en algunas de las múltiples cuevas de la zona. La asociación logró en 2007 una ayuda pública para exhumar los restos de 116 personas. En 2009, otra subvención y la ayuda de los familiares les ha permitido identificar 55 de ellas.
Sempere recuerda que tienen pendiente seguir con las identificaciones, frenadas por la falta de recursos económicos, y exhumar los restos que quedan, aunque es más complicado porque se encuentran en una parcela que quedó incluida en la ampliación del cementerio de la localidad, por lo que hay enterramientos más recientes sobre las tumbas de los presos.
Ha reconocido que, en general, los presos se enterraban con "cierta dignidad" gracias al esfuerzo de sus propios compañeros, que también intentaron ordenar los cadáveres para ayudar a su identificación en el futuro. Sin embargo, insiste en que lo que quieren las familias es sacar de allí los cadáveres de sus antepasados y darles una sepultura más digna, para lo que muchos los trasladan a su localidad natal, aunque una docena de ellos han preferido que reposen en un panteón construido en el propio cementerio de Valdenoceda.
Parte de las familias que acudieron a recibir los restos han llegado de varias localidades de Burgos, pero también de Ciudad Real, Badajoz, Lugo, Córdoba, Jaén, Murcia y Toledo. Sempere ha insistido en que "todos son dramas humanos", aunque hay alguno especialmente llamativo. Ha puesto como ejemplo el caso de Bonifacio García, un vecino de Roa (Burgos) que fue llevado al penal junto a su hermano.
La asociación no ha conseguido localizar a ningún familiar, pero un hombre nacido en Roa que actualmente vive en Estados Unidos se ha hecho cargo del cuerpo y le ha comprado un nicho en su localidad. Otro caso especial es el de Celedonio Molina, cuya hija soñaba con recuperar el cuerpo de su padre. La mujer murió la semana pasada y ha sido la nieta la que ha acudido a recibir los restos.
Mientras, la asociación pide fondos para poder continuar con las identificaciones ante la falta de ayudas de las administraciones, y Sempere insiste en que no buscan revancha, sino dignificar a los represaliados de la guerra civil.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.