Su viuda, Juana de Grandes, en la foto durante la presentación de la exposición el pasado jueves, explicó a los medios de comunicación el proceso por el que se gestó esta sala de exposiciones. Siempre ha dicho que el momento decisivo, en el que vio clara la importancia que tenía su marido para el pueblo, fue el día posterior a su muerte cuando decenas de miles de aragoneses acudieron al Palacio de La Aljafería, donde se había instalado la capilla ardiente, a darle su último adiós. "Aquello me sobrepasó y en ese momento me dije que había que devolver a la gente el cariño que le había demostrado". " /> 

Labordeta sigue vivo en la sede de su fundación en Zaragoza, que ya se puede visitar

Publicado: sábado, 21 de marzo de 2015


Su viuda, Juana de Grandes, en la foto durante la presentación de la exposición el pasado jueves, explicó a los medios de comunicación el proceso por el que se gestó esta sala de exposiciones. Siempre ha dicho que el momento decisivo, en el que vio clara la importancia que tenía su marido para el pueblo, fue el día posterior a su muerte cuando decenas de miles de aragoneses acudieron al Palacio de La Aljafería, donde se había instalado la capilla ardiente, a darle su último adiós. "Aquello me sobrepasó y en ese momento me dije que había que devolver a la gente el cariño que le había demostrado".

Volver Realizar comentario

 
El pasado jueves quedó inaugurado en Zaragoza la sede de la Fundación José Antonio Labordeta (fallecido en 2010) y el espacio expositivo permanente, que podrá visitarse a partir del lunes. En la fotografía se aprecia parte de la fachada de la 
exposición (calle Mariano Barbasán, 5) que acoge objetos personales, libros, discos, manuscritos, cuadros y fotografías que resumen la vida de uno de los más importantes personajes aragoneses del siglo XX, que como cantautor fue capaz de escribir el Canto a la Libertad y, como político, de mandar "a la mierda" a los diputados del Congreso que hacían caso omiso de su intervención, cuando él mismo era parlamentario.
Su viuda, Juana de Grandes, ha explicado a los medios de comunicación, emocionada, el proceso por el que se gestó esta sala de exposiciones. Siempre ha dicho que el momento decisivo, en el que vio clara la importancia que tenía su marido para el pueblo, fue el día posterior a su muerte cuando decenas de miles de aragoneses acudieron al Palacio de La Aljafería, donde se había instalado la capilla ardiente, a darle su último adiós. "Aquello me sobrepasó y en ese momento me dije que había que devolver a la gente el cariño que le había demostrado".
Arainfo describe en una de sus informaciones cómo está montada la exposición:
El recorrido expositivo se inicia en la misma fachada de la sede. La Fundación ha querido sacar una parte de esta muestra a la calle y en sus grandes ventanales se han colocado vinilos que acercan al universo del artista con un gran collage de letras de sus canciones más célebres, versos en los que destacan las palabras fraternidad, igualdad y libertad; así como estrofas de “El canto a la libertad”, “Caminaremos”, “Somos” y “Recuérdame”. También se puede leer el eslogan y leitmotiv de la Fundación: “Aragón sigue, Labordeta vive”.
Al cruzar su puerta, nos situamos en un pasillo central que nos recibe con una gran fotografía del cantautor firmada por él, así como diversas obras y caricaturas muy significativas, como el retrato que le hizo José Luis Cano. A la izquierda, hallamos la primera de las salas, la zona más personal de la Fundación, la que explica la vida de José Antonio Labordeta.
En ella se ha colocado su despacho, trasladado desde su casa, en el que trabajó la mayor parte de su vida, el lugar en el que creó buena parte de su obra, con su mesa, y sobre ella sus gafas, sus bolígrafos y plumas… Detrás, un mueble-estantería con su tocadiscos, sus fotos y objetos más personales y emotivos. Todo ello dispuesto tal y como estaba cuando falleció.
Las paredes de este espacio desgranan en paneles explicativos su biografía mediante textos y fotografías originales: su nacimiento, su familia e infancia entre los años 1935 a 1950, su educación y la universidad (1951-1961); su estancia en Teruel y su boda (1962-1969). Esta sala también contiene un rincón homenaje a su hermano, el gran poeta Miguel Labordeta; así como algunos poemas íntimos que contextualizan esos momentos, por ejemplo los hermosos versos dedicados a su esposa, hijas y nietas.
 
Sala profesional, con toda su obra
 
A la derecha del pasillo, se accede a una segunda sala de mayor tamaño, que se adentra en su faceta profesional, desde los años 70 a 2010. Se trata de una sala polivalente acondicionada también para que este espacio pueda albergar conferencias, seminarios, talleres y presentaciones con un aforo no superior a 30 personas.
En esta sala destacan varios elementos: su guitarra, la que le acompañó hasta sus últimos días, y una gran pantalla en el panel frontal en la que se proyectarán fotografías, vídeos y un documental de unos tres minutos que se está realizando para que lo visionen los grupos. El recorrido por este espacio recoge todas sus facetas profesionales y muestra su amplia obra en vitrinas: como cantautor, con sus 19 discos editados, así como las carátulas originales, algunas de ellas ilustradas por grandes artistas como Antonio Saura; como escritor, con sus 26 libros publicados y algún manuscrito como su célebre “Canto a la libertad”; como comunicador, con su célebre serie “Un país en la mochila” y sus numerosos artículos en prensa; y como político.
Entre todas ellas, hay un lugar para Aragón en su vida, con todo lo que supuso esta tierra en su obra”, exponen desde la Fundación. En esta sala se recogen también sus reconocimientos y medallas, con el célebre pregón que pronunció en


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.