La tumba, como es de suponer, no es humilde ni tosca. Se trata de una obra de arte realizada por Nicolás de Verdún a lo largo de varias decenas de años. Consta de tres féretros (dos juntos y el tercero encima de ellos) de madera pero recubiertos de oro, plata, esmaltes y piedras preciosas.  " /> 

Así es la supuesta tumba de los supuestos Reyes Magos

Publicado: martes, 06 de enero de 2015


La tumba, como es de suponer, no es humilde ni tosca. Se trata de una obra de arte realizada por Nicolás de Verdún a lo largo de varias decenas de años. Consta de tres féretros (dos juntos y el tercero encima de ellos) de madera pero recubiertos de oro, plata, esmaltes y piedras preciosas. 

Volver Realizar comentario



Jesús Pozo
Que los Reyes Magos de oriente son una leyenda lo reconoció hasta el propio Papa Benedicto XVI. En su último libro titulado ‘La Infancia de Jesús’, escribe largo sobre los tres misteriosos esqueletos que reposan como los reyes de oriente en la catedral de Colonia.
Benedicto XVI los describe como persas y que eran sabios o filósofos “que van en busca de la verdad y del verdadero Dios”. Él mismo habla de que son una representación del anhelo interior del espíritu humano, la marcha de las religiones y de la razón humana al encuentro de Cristo”. Ya está.
Ni siquiera está claro que se llamaran Melchor, Gaspar y Baltasar. Es más en Milán, ciudad en la que estuvo durante muchos años su supuesta tumba antes de trasladarse sus restos a Colonia, los llaman Dionisio, Rústico y Eleuterio (que, por cierto, estos nombres también son venerados en París).
La historia oficial y aceptada viene a decir, muy resumidamente, que Marco Polo vio sus tumbas en Irán, la emperatriz Elena (madre de Constantino) consiguió sus reliquias y posteriormente el emperador Federico Barbarroja robó el sepulcro y aparecieron en Colonia. A día de hoy, lo que se visita en la catedral de Colonia, en Alemania, es un gran relicario dorado. También existe la teoría de que Federico Barbarroja, al robar los restos a los milaneses en 1164 tras destruir la ciudad, pretendía en realidad que Colonia le hiciera la competencia a Santiago de Compostela en la atracción de visitantes y peregrinos. Como siempre, el negocio. El último visitante de renombre fue el propio Benedicto XVI que en 2005, muy poco antes de ser elegido Papa, visitó el lugar.
Sí parece reconocido que sus figuras aparecen en un fresco del siglo II-III de las catacumbas de Priscila, en Roma. Al menos, se ven tres figuras ataviadas con vestiduras persas que se acercan a lo que se supone que son la Virgen María y al Niño Jesús.
La tumba, como es de suponer, no es humilde ni tosca. Se trata de una obra de arte realizada por Nicolás de Verdún a lo largo de varias decenas de años. Consta de tres féretros (dos juntos y el tercero encima de ellos) de madera pero recubiertos de oro, plata, esmaltes y piedras preciosas. Mide aproximadamente 220 x 110 x 153 y según se pudo comprobar en 1864 guarda una gran cantidad de huesos que podrían pertenecer a tres personas.
 
Más Info

Tres interesantes capítulos sobre la historia completa


Catedral de Colonia


Federico Barbarroja


 


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.