Los musulmanes pueden volver a enterrar a sus fallecidos en Griñón

Publicado: viernes, 05 de diciembre de 2014

Ya se podrán enterrar los cuerpos que han permanecido en cámaras en el tanatorio de la M-30 en Madrid capital aguardando a la resolución del problema. Los marroquíes son la mayoría entre los más de 255.000 musulmanes residentes en Madrid. En España, viven 1.732.191 musulmanes.

Volver Realizar comentario

El Ayuntamiento de Griñón (Madrid) reanuda a partir de hoy los enterramientos en el cementerio musulmán, tras la polémica creada por la decisión del consistorio de cerrar esta instalación al considerar que no cumplía las exigencias de la ley mortuoria ni reunía suficientes garantías sanitarias.
La alcaldesa del municipio madrileño, María Antonia Garrido, ha confirmado a la agencia Efe que durante los últimos quince días el Ayuntamiento "ha trabajado a contrarreloj" para solucionar el conflicto, de modo que se ha realizado una obra en la parte más alta del cementerio para albergar 22 sepulturas. De esta forma se podrán enterrar los cuerpos que han permanecido en cámaras en el tanatorio de la M-30 en Madrid capital aguardando a la resolución del problema; en este caso se trata de cuatro fetos, que son los primeros que recibirán sepultura, a los que se sumará el cuerpo de un hombre que ha fallecido hoy.
El Ayuntamiento ha sido asesorado por las consejerías de Sanidad y Justicia de la Comunidad de Madrid y, además, se ha hecho un estudio geológico en el cementerio para comprobar los niveles freáticos, que llega a la conclusión de que se podía habilitar un espacio en la parte más alta.
Se trata de una solución de urgencia, mientras se legaliza la situación del recinto, se adapta a las normas sanitarias y se saca a concurso su explotación. Mientras tanto, ha añadido Garrido, se ha hecho un contrato menor con la empresa que actualmente gestiona el cementerio municipal. "A partir de ahora -según la alcaldesa- los enterramientos se ajustarán al acuerdo establecido con la comunidad musulmana, de modo que se hagan compatibles sus creencias de enterrarse mirando a La Meca y con la ayuda de una persona musulmana, pero en bolsas estancas o ataúdes de cinc y con la fosa revestida".
El presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España, Riay Tatary, aunque entiende que había que adoptar una solución de urgencia, no desiste en su intención de lograr que los musulmanes puedan enterrarse directamente en la tierra. "Esto es factible y entendemos que en la situación actual no hay nada que impida que seamos enterrados directamente en la tierra, incluso pienso que es más sano, otra cuestión sería que se desatara una epidemia, en cuyo caso acataríamos lo que se nos ordenase", ha declarado.
Según Tatary, este hecho es una realidad en ciudades como Ceuta y Melilla y también está ampliamente aceptado en Andalucía.
Otro escollo que faltaría por salvar es el de las tasas que el Ayuntamiento de Griñón empezará a aplicar por los enterramientos. "En España hay veinticuatro cementerios en los que se puede enterrar a los musulmanes (solo dos son exclusivos para esta población), pero en ninguno las tasas son tan altas como las que se pretenden aplicar en Griñón. Por ello, tendremos que negociar, ya que nuestra comunidad no puede asumir de golpe algo así", ha añadido Tatary.
El Ayuntamiento considera irrevocable la fijación de tarifas para el enterramiento, según ha explicado la alcaldesa de Griñón: "Si cobramos a los vecinos por enterrarse en el cementerio municipal, no podemos hacer una excepción con las personas musulmanas".
Garrido espera que con la reanudación de los enterramientos vuelva la calma a Griñón, un municipio de 10.000 habitantes, en el que hay una población de 170 musulmanes censados con los que hasta ahora no había problema alguno. "Además -concluye la alcaldesa- vamos a rehabilitar el edificio funerario y la entrada del cementerio, acondicionando este recinto de 8.000 metros que pertenece a nuestro pueblo, y todo ello en beneficio de la comunidad musulmana".
El ministro encargado de marroquíes residentes en el extranjero y asuntos de emigración, Anis Birou, manifestó ayer que el Gobierno español había "suspendido la intervención del Consulado marroquí en la gestión" del cementerio, pese a que esta legación "lo llevaba gestionando desde los años sesenta", teniendo en cuenta que los marroquíes son la mayoría entre los más de 255.000 musulmanes residentes en Madrid.
En España, viven 1.732.191 musulmanes, aproximadamente el 4 % de la población total, según el último informe del estudio demográfico de la población musulmana realizado por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y el Observatorio Andalusí.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.