La Fiscalía de Roma escuchó ayer al único condenado por el asesinato de Pier Paolo Pasolini, Pino Pelosi, un testimonio que se enmarca en la investigación iniciada con el hallazgo de nuevos restos de ADN en la ropa que el intelectual italiano vestía la noche de su muerte. En la imagen, el día de su entierro. " /> 

Nuevos restos de ADN reabren la investigación sobre la muerte de Pasolini

Publicado: martes, 02 de diciembre de 2014


La Fiscalía de Roma escuchó ayer al único condenado por el asesinato de Pier Paolo Pasolini, Pino Pelosi, un testimonio que se enmarca en la investigación iniciada con el hallazgo de nuevos restos de ADN en la ropa que el intelectual italiano vestía la noche de su muerte. En la imagen, el día de su entierro.

Volver Realizar comentario


Imagen del entierro de Pasolini en 1975.
 
La Fiscalía de Roma escuchó ayer al único condenado por el asesinato de Pier Paolo Pasolini, Pino Pelosi, un testimonio que se enmarca en la investigación iniciada con el hallazgo de nuevos restos de ADN en la ropa que el intelectual italiano vestía la noche de su muerte.
Pelosi, que en la época ejercía la prostitución, se declaró en un primer momento culpable del asesinato y posteriormente se retractó, aunque finalmente fue condenado en 1979 a nueve años y medio de prisión por este crimen. Ayer, Pelosi reiteró su inocencia ante las preguntas del procurador, Francesco Minisci, recogidas por los medios italianos, según informa Efe.
Según el testigo, el asesinato fue perpetrado, el 2 de noviembre de 1975 en el puerto de Ostia (cerca de Roma), por un grupo de seis personas "le tendieron una emboscada".
"Pasolini fue asesinado por tres personas. Lo golpearon a sangre fría delante de mis propios ojos. Eran romanos. Dos eran los hermanos Borsellino (Franco y Giuseppe, ya fallecidos). Fue víctima de una emboscada estudiada al detalle", señaló Pelosi, en libertad desde 1983.
Esta trampa se ejecutó, según el testigo, con el fin de robar el dinero que el artista ofrecía por entonces a cambio de unas cintas de la película "Saló o los 12 días de Sodoma" (1975), robadas con anterioridad. "Le convencieron para ir a Ostia con la excusa de negociar la venta de las cintas de la película 'Saló', robadas tiempo atrás. Él tenía consigo el dinero, era una excusa para tenderle una emboscada", refirió.
Pelosi aseguró que en la noche del crimen, bajo la tapicería del vehículo de Pasolini, había "tres o cuatro millones de liras" que "nunca fueron encontradas". En el lugar de los hechos, según refirió, había "tres automóviles, una motocicleta y al menos seis personas", si bien no fue capaz de especificar su identidad.
Pasolini, que tenía 53 años cuando murió, fue hallado con múltiples y severas contusiones en su cuerpo, después de ser apaleado y arrollado por su propio coche. Pelosi dijo que junto al Alfa GT de Pasolini, "había un Fiat 1.300 y otro Alfa idéntico" al del director de "Accattone" (1963) o de "El Evangelio según San Marcos" (1964). El declarante recordó que "aquella noche era oscura" pero, después de huir, llegó a ver a "dos personas que sujetaban a Pasolini y lo sacaban del vehículo". "Desde donde me encontraba podía escuchar a Pier Paolo gritar y pedir ayuda, pero nada más", señaló.
Esta investigación se reabrió en 2010, después de que una serie de estudios clínicos avalasen la presencia de nuevos rastros de ADN sobre la ropa que Pasolini vestía en la noche del crimen.
La muerte del polémico artista ha estado envuelta en un halo de misterio desde que se produjo, cuando en la noche del 2 de noviembre de 1975, Pasolini y Pelosi acudieron a Ostia para mantener relaciones sexuales. Según la versión oficial, ambos acabaron llegando a las manos y protagonizando una pelea que derivó en la muerte del director. Una versión discutida ampliamente en Italia ya que son muchos quienes consideran a Pelosi, que por entonces tenía 17 años, incapaz de infligir semejantes daños por si solo al polémico artista.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.