El alcalde de Venecia prometió a su viuda,Fiora Gandolfi,un estupendo enterramiento en la isla de San Michele, destinada a cementerio, y cumplió su palabra al alquilar para Helenio Herrera un coqueto rincón a la iglesia protestante, gestora de ese espacio del cementerio. Su viuda, mientras, hizo todos los preparativos: encargó una lápida y una Copa de Europa futbolera en piedra como homenaje a su marido. " /> 

La rocambolesca historia de cómo llegó la Copa de Europa a la tumba veneciana de Helenio Herrera

Publicado: viernes, 23 de mayo de 2014


El alcalde de Venecia prometió a su viuda,Fiora Gandolfi,un estupendo enterramiento en la isla de San Michele, destinada a cementerio, y cumplió su palabra al alquilar para Helenio Herrera un coqueto rincón a la iglesia protestante, gestora de ese espacio del cementerio. Su viuda, mientras, hizo todos los preparativos: encargó una lápida y una Copa de Europa futbolera en piedra como homenaje a su marido.

Volver Realizar comentario



Nieves Concostrina
 
Le apodaron El Mago, entrenó al Valladolid, al Atlético de Madrid, al Málaga, al Dépor, al Sevilla, al Barcelona, al Inter de Milán y a la Roma. Se instaló los últimos años de su vida en Venecia, como funcionario de la FIFA, y allí se llevó por delante a Helenio Herrera un ataque al corazón en 1997.
El alcalde de Venecia prometió a su viuda,Fiora Gandolfi,un estupendo enterramiento en la isla de San Michele, destinada a cementerio, y cumplió su palabra al alquilar para Helenio Herrera un coqueto rincón a la iglesia protestante, gestora de ese espacio del cementerio. Su viuda, mientras, hizo todos los preparativos: encargó una lápida y una Copa de Europa futbolera en piedra como homenaje a su marido.
Cuando estaba todo listo para ser colocado en el espacio apalabrado, un representante de la iglesia protestante dijo que aquello era un cementerio, no un estadio de fútbol, y que se llevaran los restos a un nicho de quinta altura del lugar más escondido del cementerio. A las malas formas hubo que añadir que en el frontal del nicho escribieron Helenio Herrera a mano, sin las haches y con tiza azul. Él, a quien medio mundo conocía como “Hache Hache”, aguantó un tiempo en la tumba con faltas de ortografía hasta que mucho después alguien reparó en el error, borró la barrabasada y escribió, de nuevo con tiza azul, “H.H.”.
El alcalde de Venecia había cambiado y el nuevo regidor no hizo presión para que la iglesia cumpliera su palabra. El portavoz protestante dijo que Helenio Herrera no podía ser enterrado allí porque el espacio estaba reservado a los evangélicos. Una excusa falsa, porque en esa zona hay gentes enterradas de varias, o ninguna, confesiones religiosas. A partir de aquí comenzó la batalla de Fiora Gandolfi: escribió a la RAI, distribuyó la historia todo lo que pudo por Italia, recogió firmas entre primeras personalidades y figuras del fútbol…. Y escribió a la reina de Inglaterra.
Tiró de ella porque los reyes de Inglaterra son también los jefes de la iglesia anglicana, protestantes, y si la reina, cabeza de una de las iglesias protestantes decía algo a favor de Helenio Herrera, sería tenido en cuenta. Y así fue. Fiora Gandolfi le explicó a la reina todos los problemas burocráticos, el rechazo a su marido por no ser cristiano la tontería de la Copa de Europa, e Isabel II, escribió al alcalde de Venecia dando su beneplácito para que Helenio Herrera fuera enterrado en esa zona protestante y autorizando a que se instalaran los aparejos deportivos. El alcalde, como responsable máximo del cementerio, comunicó a los gestores de la zona protestante todo lo que le había dicho la reina de Inglaterra y entonces sí, Helenio Herrera fue trasladado en 2005 a una bonita tumba donde descansan sus cenizas presididas por una Copa de Europa y con una inscripción donde están todos los clubes en los que jugó y todos a los que entrenó. En el cementerio San Michele de Venecia aparecen escritos los nombres del Valladolid, del Sevilla, Coruña (no pusieron Dépor), Atlético de Madrid y Barcelona Fútbol Club. Y un detallito más que demuestra lo coqueto que era Helenio Herrera. Mintió con su edad. Se supone que se murió con 81 años, pero cuando su mujer fue a hacer todo el papeleo funerario se encontró con que tenía 86. Nació en 1910, no en 1916 como él decía. En la lápida, sin embargo, su viuda respetó la coquetería y reflejó la fecha inventada, 1916.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.