El yacimiento de la Corona de los Muertos, en la Selva de Oza, alberga más de ciento veinte círculos de piedra que corresponden a fondos de cabañas y permiten conocer más sobre la vida de los primeros pobladores de la cordillera pirenaica. " /> 

El inventario arqueológico de Aragón cuenta con más de 70 monumentos funerarios prehistóricos

Publicado: lunes, 21 de abril de 2014


El yacimiento de la Corona de los Muertos, en la Selva de Oza, alberga más de ciento veinte círculos de piedra que corresponden a fondos de cabañas y permiten conocer más sobre la vida de los primeros pobladores de la cordillera pirenaica.

Volver Realizar comentario


Corona de los Muertos. Foto Arqueotur.org
 
El inventario arqueológico del Gobierno de Aragón recoge más de setenta monumentos megalíticos, construidos desde el Neolítico a la Edad del Bronce y repartidos, en su mayoría, en los valles del Pirineo oscense y la Sierra de Guara. A pesar de que los megalitos se asocian normalmente al mundo funerario, se cree que muchos de ellos han podido servir para reclamar los territorios y reforzar la identidad grupal.
Uno de los mayores y mejor conservados conjuntos megalíticos está en la zona occidental del Pirineo, en Guarrinza, entre los términos municipales de Hecho y Ansó, al que se accede siguiendo la ruta por Aguas Tuertas, según ha explicado el Gobierno de Aragón en un comunicado.
El conjunto más elevado del Pirineo, a 1.810 metros de altitud y rodeado de montañas, es el dolmen de las Foyas, al que se accede durante la ascensión hasta el Puerto de Palo.
El yacimiento de la Corona de los Muertos, en la Selva de Oza, alberga más de ciento veinte círculos de piedra que corresponden a fondos de cabañas y permiten conocer más sobre la vida de los primeros pobladores de la cordillera pirenaica.
Todos los restos encontrados en esta zona arqueológica se muestran y explican en el Centro de Interpretación del Megalitismo Pirenaico y de la Val d'Hecho, que además, en temporada alta, organiza excursiones guiadas a los monumentos megalíticos del valle.
En el valle del Aragón se encuentra el conjunto dolménico de Villanúa, el dolmen de las Güixas, el de Letranz y el de las Tres Peñas, todos en un radio de unos siete kilómetros y accesibles. Y en el valle de Tena se encuentra el dolmen de Santa Elena, ubicado cerca de la localidad de Biescas, aunque el conjunto que hoy se conoce no es el original, ya que parte fue destruido en la Guerra Civil y se reconstruyó en los años setenta. Uno de los más famosos de la península ibérica es el dolmen de Tella, conocido también con el nombre de Piedra de Vasar o Losa de la Campa, situado cerca de esta localidad del Sobrarbe.
En la Sierra de Guara se encuentra el dolmen de la Losa Mora, un conjunto que los visitantes encontrarán si parten desde Rodellar en dirección hacia el conocido barranco de Mascún, entre las aldeas abandonadas de Otín y Nasarre.
En la zona más oriental del Pirineo aragonés, en el municipio de Arén, se encuentra el conjunto megalítico de Cornudella, donde destaca el dolmen de la Cabañeta del Fornó y el de la Cabañeta del Tancat de Dalt, escondidos entre un bosque de robles.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.