Noticias

jueves, 16 de enero de 2014

La historia de las momias de soldados de la I Guerra Mundial que están apareciendo tras el deshielo en los Alpes italianos

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir


Foto de uno de los soldados austriacos hallado en 2012. Foto de la Oficina de Arqueología de la provincia de Trento.
 
En Peio, una localidad de 1.900 habitantes de la provincia italiana de Trento, siguen apareciendo momias de soldados de la Primera Guerra Mundial desde que comenzaron a descongelarse las nevadas laderas de la montaña de San Matteo, cerca de las fronteras suiza y austríaca en los Alpes Italianos.
Se trata de los soldados que perecieron en una batalla entre las tropas italiana y austriaca el día 13 de septiembre de 1918. Más de ochenta años después comenzaron a paracer restos de los hombres que allí perecieron sobre la nieve y que después quedaron sepultados bajo el hielo durante casi un siglo. Empezaron a aparecer cartas, recuerdos, partes de los uniformes, armas y finalmente aparecieron los cuerpos momificados.
Las dos últimas apariciones se produjeron en septiembre del pasado año y se supone que, como casi todos los demás, habrán sido enterrados en el cementerio de San Rocco en tumbas sin nombres que recuerdan a todos los caídos en este pueblo. Hasta la fecha han aparecido más de 80 cuerpos de soldados. Así  contaba Laura Spinney en el diario británico “The Thelegraph” la interesante historia de estos soldados que ha sido traducida por el blogero “Isalam” de la web “El gran capitán.org”, y que por su interés reproducimos aquí.
 
“Los dos soldados enterrados en septiembre pasado “eran rubios, de ojos azules, austriacos de 17 y 18 años de edad, que murieron en el glaciar Presena y fueron enterrados por sus compañeros en una grieta. Ambos tenían agujeros de bala en sus cráneos. Uno todavía tenía una cuchara metida en sus polainas, una práctica común entre los soldados que viajaban de trinchera en trinchera y comían en las ollas comunales. Cuando Franco Nicolis de la Oficina de Patrimonio Arqueológico de la capital provincial, Trento, los vio dijo que su primer pensamiento fue para sus madres. Los sientes muy cercanos. Salen del hielo tal y como entraron. Es muy probable que las madres de los soldados nunca descubriesen el destino corrido por sus hijos.
Una de las curiosidades de la Guerra Blanca fue que tanto el Alpini como la Kaiserschützen reclutaron hombres locales que conocían las montañas, lo que significa que a menudo se conocían entre ellos A veces, se dividieron lealtades familiares. Hay muchas historias de personas que oyeron la voz de un hermano o un primo en el fragor de la batalla, dice Nicolis .
Para ambas partes el peor enemigo fue el tiempo, a causa del cual murieron más hombres que en los combates. En esas altitudes, la temperatura podía descender a -30 º C, y la "muerte blanca" (la muerte por avalancha) se cobró miles de vidas.
Los habitantes de Peio vivieron estas historias porque, a diferencia de los habitantes de otros pueblos de primera línea, se quedaron donde estaban. El emperador decretó que este pueblo no debía ser evacuado, dice Angelo Dalpez, el alcalde de Peio, como el pueblo más alto del imperio, era simbólico, un mensaje a los demás. Trabajaron como cargadores y proveedores de alimentos, atendían a los heridos, enterraron a los muertos y fueron testigos de la remodelación de su paisaje ancestral (los bombardeos hundieron la cima de una montaña, San Matteo, unos 20 pies).
En 1919 el Tratado de Saint-Germain-en-Laye entregó Trentino a Italia. Nunca hubo ningún choque, dice Nicolis, ninguna revolución. Fue una transición totalmente tranquila. Aquí la gente siempre se había sentido autónoma en su región montañosa de la frontera, y en virtud de la nueva disposición, el Gobierno italiano les otorgó un cierto grado de autonomía. Continuaron bebiendo grappa, comiendo knödel y hablando italiano (que había sido uno de los 12 idiomas oficiales del imperio) , pero nunca se olvidaron de su historia. Muchos de sus familiares habían luchado en el bando de los Habsburgo y, cuando los soldados empezaron a aparecer con la fusión del hielo, veían en ellos a sus abuelos o bisabuelos.
Dentro de la cabina hay un motor Sendling, hecho en Munich, desmantelado por los austriacos al marchar y ahora restaurado. Los arqueólogos han dejado en su lugar tres documentos que encontraron clavados a la pared: instrucciones escritas a mano para el funcionamiento del motor; una página de un periódico ilustrado, Wiener Bilder, mostrando a los vieneses hacer cola para comprar alimentos, que en 1916 eran escasos por el desmoronamiento del imperio, y una postal dirigida a un cirujano del cuerpo de ingenieros, Georg Kristof, de su esposa en Bohemia. La tarjeta muestra a una mujer durmiendo plácidamente y firma , en checo: "Tu amante abandonada".
En su laboratorio en Trento, Nicolis y su colega Nicola Cappellozza me muestran la carta de amor escrita a María, que fue encontrada en una caja de cartas listas para ser enviadas en Punta Cadini (11.500 pies) y fechada a finales de 1918. (Los arqueólogos no quieren revelar el contenido de la carta hasta que puedan localizar a la familia de María.) Tal vez las hostilidades concluyeron antes de que pudieran ser enviadas, dice Nicolis. Otros hallazgos incluyen fragmentos de periódicos impresos en cirílico . Los turistas rusos que visitan Peio hoy puede que no lo sepan, pero otros rusos estaban allí antes que ellos: los prisioneros traídos desde el frente oriental y que se usaron como mulas de carga, o puestos a trabajar tejiendo los chanclos de paja que protegían a los pies de los austriacos de la congelación.
El Museo de la Guerra de Peio completa el cuadro. Dentro de sus vitrinas hay instrumentos quirúrgicos de aspecto primitivo del tipo que Kristof podría haber utilizado, rosarios, pipas de porcelana que se asemejan a pequeños saxofones, decoradas en estilo tirolés, y "arte trinchera ' tallada a partir de fragmentos de conchas o casquillos de bala. En el período de hambruna tras el armisticio los habitantes del pueblo recorrían las montañas para rescatar el material que pudieran reutilizar o vender. Algunas piezas se guardaban como recuerdo y se donaron al museo cuando abrió sus puertas hace 10 años. Ellos consideran al museo su propiedad colectiva, dice Dalpez . Están orgullosos de él.
Más de 80 soldados que cayeron en la Guerra Blanca han salido a la luz en las últimas décadas. Es cierto que hay más por venir, pero un cuerpo sigue eludiendo a los equipos de rescate: el de Arnaldo Berni, el joven capitán de 24 años de edad, que llevó a los italianos a la conquista de San Matteo el 13 de agosto de 1918. La historia de Berni ilustra la tragedia de una guerra en la que, según explicó el historiador británico Mark Thompson en su libro de 2008, "La Guerra Blanca", hazañas hercúleas produjeron ganancias territoriales triviales, y nadie abajo se tomó mucho interés por ellas.
Después de su victoria, en una carta que debió de haber escapado a la censura, Berni se quejó a unos familiares sobre la cobertura de la prensa. Hay una descripción breve y confusa de nuestra batalla que fue, de hecho, brillante e incurrimos en muy pocas pérdidas de vida ... Los periodistas no vienen a buscarnos a tales alturas por lo que no se conocen los prodigiosos esfuerzos de nuestros hombres. Murió tres semanas más tarde cuando los austriacos, en su camino a recapturar San Matteo tiraron un explosivo en la grieta en la que se refugiaba. Dos meses más tarde, los italianos dieron un golpe demoledor para el esfuerzo de guerra austro- húngaro en Vittorio Veneto, en la llanura veneciana, y la guerra había terminado.
Ha habido muchos intentos de encontrar a Berni lo largo de los años, primero por sus propios hombres y luego por su devota medio hermana Margherita, que durante mucho tiempo después de la guerra hacía peregrinaciones anuales a las montañas y, finalmente, por Vicenzi, Cappellozza y otros, que en 2009 bajaron a la grieta donde el héroe es casi seguro que encontró la muerte. No hallaron ningún rastro de él, pero Cappellozza no ha olvidado la experiencia: Hemos sido capaces de caminar horizontalmente un largo camino. Me acuerdo de los colores en el hielo, los azules y violetas.
En el verano de 2013, justo antes de que llegara la nieve de otoño, el equipo de Nicolis dio los toques finales a la restauración de la estación de paso en Punta Linke . A partir del próximo verano, intrépidos excursionistas podrán visitar este sencillo monumento y, como él dice , oler la guerra. A veces Nicolis mira a través de la ventana en Punta Linke y trata de ver las montañas como lo hicieron los soldados. Aquellos que, como Kristof, vinieron de los rincones distantes del imperio y debieron haberse sentido desconcertados por luchar por este desierto inhóspito. Para otros, los habitantes locales, las montañas eran el premio y el Emperador una abstracción, pero era aquel por quien se esperaba que los hombres diesen sus vidas y peleasen contra vecinos que conocían de siempre.
En ambos casos, según él, las montañas significaban muerte antes que belleza. La nieve es verdaderamente un signo de luto, escribió en 1917 Giuseppe Ungaretti, el poeta de guerra italiana. El alcalde de Peio tiene una visión diferente de las cosas. En el funeral de la pareja Presena , tres himnos fueron tocados: el italiano, el austriaco y el Himno a la Alegría . Las personas que lucharon aquí, dice, eran europeos antes de tiempo”.

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017