Noticias

lunes, 09 de diciembre de 2013

Un juez investiga por qué un cura firmó durante 30 años licencias de sepultura de bebés en Madrid

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir

Un juez de Madrid investiga por qué el sacerdote Gregorio Gómez Casi firmó licencias de sepultura en diversos hospitales de la ciudad a lo largo de veinte o treinta años, cuando ni la Ley del Registro Civil de 1957 ni su Reglamento lo permitían.
El abogado Guillermo Peña lo expresó así tras la comparecencia ante el titular del Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid del doctor José María Castillo Díaz como testigo durante aproximadamente media hora la semana pasada, a raíz de la denuncia por la desaparición del recién nacido Juan Elías Fernández en la madrileña Clínica de Santa Cristina el 2 de febrero de 1963.
En este caso, "al haber dos fechas distintas de fallecimiento y a raíz de los documentos que hay, existe la sospecha de que al niño fallecido se lo dieran a la madre afectada y el suyo se lo llevara otra persona", ha indicado Peña.
Durante su declaración, según el letrado, el médico, que era tocólogo y que revisó en dos ocasiones a la madre de Juan Elías, ha explicado que si su nombre aparece en la documentación sobre la evolución del parto es porque posiblemente él intervino, aunque ha apuntado que "esas anotaciones las hacía la matrona" y que "los médicos no anotaban nada en el expediente".
Castillo Díaz ha precisado que en la maternidad de Santa Cristina no había Departamento de Neonatología en el año 1963 y que "como mucho había algún puericultor", además de asegurar que "no había ningún protocolo a seguir cuando un niño fallecía".
Entre las "irregularidades" del caso, según Peña, hay dos fechas distintas de la muerte del bebé con veinticuatro horas de diferencia una de otra, ya que un médico certificó la muerte del bebé el 4 de febrero y un cura ordenó darle sepultura el 3 de febrero.
Además, el recién nacido recibió un bautismo solemne cuando estaba siendo atendido de anoxia cerebral, a pesar de que el padrino dijo al juez que ni siquiera llegó a ir al hospital.
La Policía Científica hizo un estudio de la partida de bautismo del bebé que permitió acreditar que la firma que aparece en el documento no se corresponde con la del padrino.
El abogado se ha preguntado por qué un cura (Gregorio Gómez Casi) firmó la licencia de sepultura, que no sustituye a una licencia judicial de enterramiento, porque ni la Ley del Registro Civil de 1957, ni su Reglamento lo permitían.
Peña ha asegurado que el juez va a investigar el hecho "llamativo" de que ese sacerdote sea la misma persona que firma licencias de sepultura de diversos hospitales de Madrid a lo largo de veinte o treinta años.
Tras el interrogatorio del doctor Castillo Díaz, el único testigo vivo, se solicitarán nuevas diligencias para cotejar los libros del Registro Civil y del hospital con el fin de aclarar estas "irregularidades".
Una de las tres hermanas denunciantes, Juana Fernández, ha expresado su deseo de que el juez y el fiscal empiecen a investigar la documentación del caso y la ayuden a averiguar dónde está su hermano. Para apoyar la causa de las denunciantes, a las puertas de la sede de los Juzgados de la Plaza de Castilla, se congregaron un grupo de personas de la Asociación SOS Bebés Robados de Madrid con carteles con los nombres de sus familiares desaparecidos.

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017