Pablo VI anunció al mundo -durante la audiencia general del 26 de junio de 1968- que se habían encontrando los huesos de San Pedro durante unas excavaciones, pero un jesuita presente en el hallazgo aseguró, en el diario oficial del Vaticano, que en aquel nicho también se encontraron restos de una mujer y de otra persona de complexión delgada. " /> 

El acto del Papa Francisco hoy con las reliquias atribuidas a San Pedro reabre el debate sobre su autenticidad

Publicado: domingo, 24 de noviembre de 2013



Pablo VI anunció al mundo -durante la audiencia general del 26 de junio de 1968- que se habían encontrando los huesos de San Pedro durante unas excavaciones, pero un jesuita presente en el hallazgo aseguró, en el diario oficial del Vaticano, que en aquel nicho también se encontraron restos de una mujer y de otra persona de complexión delgada.

Volver Realizar comentario


 
El Papa Francisco ha sostenido el relicario del Apóstol Pedro durante la oración del Credo en la Misa de clausura del Año de la Fe que se celebra este domingo en la Plaza de San Pedro.
Durante esta celebración al lado del altar han sido expuestos por primera vez los restos que la tradición reconoce como las reliquias del Apóstol Pedro, que se encuentran en una caja de bronce y que además, durante el rezo de la oración del Credo, el Papa Francisco ha sostenido el relicario con sus manos.
Tras 30 años de investigaciones, en 1968 el Papa Pablo VI, dijo que estos restos óseos eran considerados las reliquias del Apóstol Pedro y desde aquel momento había permanecido en la capilla privada del departamento papal y por primera vez han sido colocadas en la Plaza de San Pedro para esta Celebración Eucarística que concluye el Año de la Fe.
Este acto ha reabierto el debate que ha dividido durante décadas a los estudiosos sobre si los restos óseos pertenecen al apóstol.
El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, el arzobispo Rino Fisichella, no ha querido entrar en polémicas sobre la autenticidad de los restos y salió del paso al aseverar que sean o no verdaderos "han sido reconocidas por la tradición católica". Y es que el descubrimiento y estudio de estos restos óseos han protagonizado uno de los debates arqueológicos más polémicos e interesantes de las últimas décadas, según informa para Efe la periodista Cristina Cabrejas.
El 23 de diciembre de 1950, durante el Año Santo, el papa Pío XII anunció, a través de la radio, que había sido hallada la tumba del apóstol, después de que en 1939 el pontífice autorizara excavar bajo la basílica vaticana.
Pero mientras que parecía haber consenso sobre la tumba, la discrepancia brotaba en torno a los huesos hallados en esta enorme necrópolis y si de verdad pertenecían a aquel que Jesús indicó para "construir su Iglesia" y que murió crucificado cabeza abajo en el año 67.
La tradición católica describe que el emperador Constantino, que se convirtió al cristianismo, ordenó la construcción de una basílica en el lugar en el que le habían indicado que había sido crucificado Pedro, es decir, en una gran necrópolis situada en una colina en las entonces afueras de la ciudad. Tras años de excavaciones, se encontró una zona protegida por unos muros que la defendían de las filtraciones de agua -muy frecuentes en esa ladera del monte Vaticano-, lo que llevó a pensar que aquí se había enterrado un personaje muy importante.
En 1952, la profesora Margarita Guarducci, que es la primera autoridad mundial en epigrafía griega, comenzó a descifrar los grafitos que hay en los muros adyacentes a esa tumba. En uno de ellos, en el llamado "muro rojo" o "muro G", halló una inscripción hecha con un punzón que decía "Petre eni" (Pedro está aquí). Tras picar en ese muro, se encontró un nicho forrado de mármol blanco y en su interior restos óseos.
Pasaron los años y los estudios antropológicos realizados por algunos estudiosos revelaron que se trataba de huesos que pertenecieron a un hombre robusto, que medía cerca de 165 centímetros y que murió entre los 60 y 70 años. El hallazgo llevó al entonces papa Pablo VI a anunciar al mundo -durante la audiencia general del 26 de junio de 1968- que se habían encontrando los huesos de San Pedro,
Tras años de investigaciones "podemos decir que las reliquias de San Pedro se han identificado de una manera que creemos que es convincente", fue la prudente formula que utilizó el Pontífice en su revelación.
Sin embargo, como desvelan algunos libros y artículos publicados por "L'Osservatore Romano", el rotativo del Vaticano, el arqueólogo jesuita Antonio Ferrúa, que formaba parte del equipo que descubrió la tumba, expresó siempre su escepticismo sobre la posibilidad de que esos huesos perteneciesen al llamado "Príncipe de los apóstoles".
El jesuita, fallecido en 1999 y que aseguraba que en aquel nicho también se encontraron restos de una mujer y de una persona de complexión delgada, escribía en 1995 en la revista de la orden "Civiltà Cattolica": "Hablando claro. Algunos lo creen. Yo no".
Aún así, el papa Pablo VI quiso conservar nueve pequeños fragmentos de los huesos en un relicario de madera con la también prudente inscripción: "Ex ossibus quae in Arcibasilicae Vaticanae hypogeo inventa Beati Petri Apostoli esse putantur". Es decir, "los huesos hallados en el hipogeo de la Basílica vaticana que se considera que son del beato Pedro Apostol".
La tumba donde se dice que se enterró a Pedro se puede visitar siempre que se pida cita previa para recorrer la necrópolis que se encuentra bajo la basílica, como hizo el papa Francisco hace unos días siendo el primer pontífice que la realizaba. Sin embargo, el relicario permanece desde 1971 en la capilla privada del papa, situada en el centro del apartamento pontificio, y por primera vez y sólo mañana, será expuesta en el Basílica de San Pedro para la veneración de los fieles, termina Cristina Cabrejas.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.