El Museo Nacional del Arte Romano de Mérida han contribuido prestando cinco esculturas de mármol blanco halladas en el Foro de la ciudad. También hay otras piezas de Córdoba y Sevilla. Augusto murió según las crónicas a los 76 años, después de crear una corte de intelectuales en torno a su figura y de instaurar la "Pax Augusta" en "su mar", el Mediterráneo. La muestra, cuajada de objetos, esculturas y documentos que dan testimonio de la longeva existencia de este primer César, se podrá visitar hasta el próximo 9 e febrero.
" /> 

La gran exposición de Roma para celebrar los 2.000 años de la muerte de Augusto exhibe cinco esculturas halladas en Mérida

Publicado: sábado, 19 de octubre de 2013


El Museo Nacional del Arte Romano de Mérida han contribuido prestando cinco esculturas de mármol blanco halladas en el Foro de la ciudad. También hay otras piezas de Córdoba y Sevilla. Augusto murió según las crónicas a los 76 años, después de crear una corte de intelectuales en torno a su figura y de instaurar la "Pax Augusta" en "su mar", el Mediterráneo. La muestra, cuajada de objetos, esculturas y documentos que dan testimonio de la longeva existencia de este primer César, se podrá visitar hasta el próximo 9 e febrero.

Volver Realizar comentario



 
 La vida de Augusto, el primer emperador romano, es la protagonista de una exposición en las Caballerizas del Quirinal de Roma, que analiza con motivo de sus 2.000 años de su muerte la personalidad de este personaje histórico que puso fin a la guerra y que hizo de Roma la capital del arte y la literatura.
Una exposición, que se podrá visitar hasta el próximo 9 e febrero, de este insigne emperador, perteneciente a una de las familias más importantes de la Roma clásica y testigo del fin de la sanguinaria República, el sistema político y social que precedió a su Imperio.
Se trata de una muestra cuajada de objetos, esculturas y documentos que dan testimonio de la longeva existencia de este primer César, que murió según las crónicas a los 76 años, después de crear una corte de intelectuales en torno a su figura y de instaurar la "Pax Augusta" en "su mar", el Mediterráneo.
"Con esta exposición se han reunido obras maestras que nunca se habían compilado y que enfatizan el arte y la historia de Augusto" explicó a Efe una de las responsables de la exposición, Annalisa Lo Monaco.
Una historia marcada por su adopción por parte de su tío Julio César y por su participación en el segundo triunvirato junto con Marco Antonio y Lépido, entre el 43 y el 42 a.C, tras el asesinato de su tío.
Amuletos, retratos milenarios, ropajes, armas, joyas con piedras preciosas, utensilios domésticos ricamente decorados o esculturas de bronce o mármol son algunas de las piezas que podrán disfrutarse en esta muestra que dejará la "Ciudad Eterna" el próximo 9 de febrero para viajar a la capital de la Galia, París, donde podrá visitarse desde marzo en las Galerías Nacionales del Grand Palais.
La exposición recoge obras procedentes de diferentes países de todo el mundo, con una gran presencia de objetos de colecciones españolas.
La capital extremeña, Mérida, y su Museo Nacional del Arte Roma han contribuido al desarrollo de este homenaje a Octavio Augusto prestando un total de cinco esculturas de mármol blanco, halladas en el Foro de la ciudad.
Entre el elenco de obras también aparece el ducado de Cardona que, desde Córdoba, han aportado seis relieves en mármol de Carrara en los que se representan batallas navales y a un Augusto triunfante sobre una cuádriga.
También la Casa de Pilatos en Sevilla ha colaborado en esta exposición con dos relieves de temática musical.
Augusto es uno de los personajes más evocadores de la historia italiana y muestra de ello es el hecho de que la última exposición que se ha llevado a cabo con él como protagonista fue en 1937 como iniciativa de Benito Mussolini, en uno de sus gestos de nacionalismo megalómano.
Una de las esculturas más importantes recogidas en esta exposición que exhibe hasta 200 obras es la "Estatua Colosal de Augusto" que trata de evocar a Zeus, rey de los dioses, en una clara alusión a los paralelismos personales de ambos, puesto que Augusto se convertirá en el padre de los emperadores.
La utilidad de estas grandes esculturas respondía a una forma de lealtad a las familias imperiales ya que se colocaban en los principales edificios públicos de las ciudades romanas.
Los organizadores, durante la presentación de esta muestra, mostraron su voluntad de hacer un recorrido didáctico por Roma, según ellos "la verdadera casa de Augusto", para explicar a los asistentes los diferentes escenarios que albergaron los principales momentos de la vida del emperador.
De este modo, la capital del Tiber, que guarda celosamente los restos de aquel pasado de esplendor, celebra los 2.000 años de la muerte de este "príncipe" que gobernó su enorme imperio de manera ininterrumpida durante más de 40 años. Efe.
+ Información


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.