Priebke, fallecido el viernes a los 100 años en su casa de Roma mientras cumplía prisión domiciliaria por su responsabilidad en la masacre de las Fosas Ardeatinas en 1944, donde murieron 335 civiles italianos. Después de muerto, Priebke, quien vivió tranquilamente 40 años en Argentina, sigue desatando polémica debido al rechazo del Vaticano, de Argentina, de Alemania y de la alcaldía de Roma a celebrar su funeral. " /> 

El nazi Priebke no tiene quien le entierre

Publicado: jueves, 17 de octubre de 2013


Priebke, fallecido el viernes a los 100 años en su casa de Roma mientras cumplía prisión domiciliaria por su responsabilidad en la masacre de las Fosas Ardeatinas en 1944, donde murieron 335 civiles italianos. Después de muerto, Priebke, quien vivió tranquilamente 40 años en Argentina, sigue desatando polémica debido al rechazo del Vaticano, de Argentina, de Alemania y de la alcaldía de Roma a celebrar su funeral.

Volver Realizar comentario


La tensión acumulada en Italia en los últimos cuatro días estalló ayer frente a una pequeña iglesia ultraconservadora donde se realizaba el funeral del oficial nazi Erich Priebke, que finalmente fue suspendido después de que simpatizantes intentaran sobrepasar a la policía.
Priebke, fallecido el viernes a los 100 años en su casa de Roma mientras cumplía prisión domiciliaria por su responsabilidad en la masacre de las Fosas Ardeatinas en 1944, donde murieron 335 civiles italianos. Después de muerto, Priebke, quien vivió tranquilamente 40 años en Argentina, sigue desatando polémica debido al rechazo del Vaticano, de Argentina, de Alemania y de la alcaldía de Roma a celebrar su funeral, según la información recogida por varias agencias.
Al caer la noche, la iglesia identificada con la línea del obispo ultraconservador francés Marcel Lefebvre seguía rodeada por neonazis que reclamaban rendir honores al oficial nazi, por habitantes de la pequeña localidad de Albano Laziale en las afueras de Roma, que repudiaban el funeral, y por decenas de policías antidisturbios.
Según Paolo Giachini, abogado del oficial nazi, el funeral no se realizó porque muchos familiares y amigos del criminal de guerra no pudieron entrar a la iglesia. Si bien Priebke será cremado, se desconoce la fecha y el lugar.
Después del rechazo de toda Roma a enterrar los restos de Priebke, los sacerdotes lefebvreanos ofrecieron su iglesia para la celebración a 20 kilómetros de la ciudad. El funeral fue interrumpido por la entrada de militantes de extrema derecha. Golpes y patadas contra el coche fúnebre y cartelones que decían “Asesino”, “Somos todos antifascistas”, pero también el saludo de orgullosos nazis, recibieron ayer por la tarde el féretro del SS Erich Priebke en la localidad de Albano Laziale, distante unos 20 kilómetros de la capital italiana, donde los correligionarios del nazi encontraron finalmente un lugar, después del rechazo de toda Roma, para celebrar el funeral del oficial muerto el viernes pasado a los cien años. Fueron los sacerdotes lefebvreanos de la Confraternidad San Pio X de Albano Laziale los que ofrecieron su iglesia para la celebración. Fundada por el arzobispo francés Marcel Lefebvre, la confraternidad es una organización católica ultraconservadora, que fue expulsada de la Iglesia y Lefebvre excomulgado, durante el papado de Juan Pablo II, por rechazar las enseñanzas del Concilio Vaticano II e insistir con la misa en latín. Algunos de sus exponentes, incluso, niegan el Holocausto.
Pero si de un lado de la calle estaban cientos de judíos y de herederos de la Resistencia antifascista, del otro, grupos de neonazis con cascos en la cabeza levantaban el brazo derecho con la mano abierta, el típico saludo nazifascista, y gritaban “Ha sido un grande”. Entre éstos Maurizio Boccacci, líder de la formación de extrema derecha Militia. “Estamos aquí para recordarlo porque Priebke forma parte de nuestro mundo”, declaró. Hubo momentos de mucha tensión y la policía, que desde temprano controlaba el lugar, tuvo que intervenir para evitar que los dos grupos se fueran seriamente a las manos.
Priebke, extraditado de Argentina donde se había escondido después de la guerra, fue condenado a cadena perpetua en 1998 en Roma, acusado de ser uno de los responsables de la matanza de las Fosas Ardeatinas, ocurrida en 1944, durante los últimos meses de la ocupación nazi de la capital italiana. Al día siguiente de un atentado en Via Rasella contra las fuerzas de ocupación por la Resistencia, los SS decidieron matar a diez ciudadanos italianos por cada uno de los alemanes muertos. Así fueron asesinadas con un tiro en la nuca 335 personas, muchos de ellos judíos pero también opositores al régimen y simple gente que caminaba por la calle, entre ellos jóvenes de 14 y 15 años.
“Priebke era un amigo mío y lo considero un católico, un soldado fiel, único caso de inocente en rejas –dijo el sacerdote lefebvreano Floriano Abrahamowicz en un programa de Radio 24–. Ha sido un escándalo cómo fue tratado en Italia. Fue perseguido mientras se recibe de modo digno a los inmigrantes que llegan a Lampedusa. Es una vergüenza.” Y más adelante añadió que Priebke “no es un criminal, criminales son los que han hecho saltar a los muchachos en Via Rasella. Díganle a ellos de arrepentirse”. ¿Y las cámaras de gas existieron? “Eran usadas para desinfectar.” ¿Y el Holocausto? “El único que ha existido es el de Nuestro Señor Jesucristo que se ha ofrecido libremente como víctima.”
En la iglesia de la Confraternidad San Pio X se celebrará una misa en latín y privada, sólo “para familiares y amigos”, había dicho el abogado de Priebke, Paolo Giachini, cuando los restos de Priebke estaban siendo trasladados desde el Hospital Gemelli, en cuya morgue había estado desde el viernes. Pero al parecer el funeral fue interrumpido por la entrada en la iglesia de militantes de extrema derecha.
La discusión sobre el destino de los restos de Priebke empezó el mismo viernes cuando se difundió la noticia de su muerte y tanto el alcalde de Roma, Ignazio Marino, como el comisario de la policía de la capital prohibieron cualquier acto público que tuviera que ver con el nazi. La vicaría, es decir la Iglesia Católica de la capital, también prohibió ceremonias en sus iglesias, hecho muy positivamente comentado por la comunidad judía que hoy conmemora los 70 años del asalto nazi al ghetto judío de Roma, momento en el que se llevaron a miles de personas, incluidos 200 niños, para deportarlos a los campos de concentración.
Ayer, al saberse que se intentaba llevarlo a Albano Laziale, una localidad que tiene una rica historia antifascista, el alcalde del lugar, Nicola Marini, reaccionó negativamente, considerándolo casi una afrenta. Pero, posiblemente para evitar mayores problemas, las autoridades policiales lo obligaron a aceptarlo. No se sabe dónde será enterrado todavía. A raíz de los tumultos de ayer, al parecer, el féretro se quedaba en Albano. Hoy se debería saber dónde irá a parar. Se habla de que podría ser cremado en el cementerio de Prima Porta, en las afueras de Roma, y sus cenizas tiradas al mar.
“Por mí que lo entierren en Israel si quieren, así están contentos...”, dijo Jorge Priebke, uno de los dos hijos del nazi Erich Priebke, respondiendo a la polémica en Italia sobre el lugar donde será sepultado el exoficial de las SS muerto el viernes en Roma a los 100 años. “Hay muchas injusticias, casi todo”, dijo en declaraciones telefónicas desde Bariloche, el hijo de Priebke, de 68 años.
Tras haber sido rechazados por Argentina, donde se ocultó por décadas, y por la ciudad de Roma, donde cometió sus delitos, los restos del criminal de guerra nazi Erich Priebke tampoco encontrarán descanso en su ciudad natal, Hennigsdorf, en el Nordeste de Alemania. La municipalidad de Hennigsdorf tomó esa decisión después de que, ante el rechazo de Argentina a recibirlo, la comunidad judía italiana pidiera que Priebke no fuera enterrado en Italia. En el municipio donde el criminal nazi es oriundo la socialdemocracia del PSD y el partido de la izquierda Die Linke acumulan 19 de las 32 bancas del consejo de gobierno. La administración local adujo que el cementerio comunal sólo admite entierros de habitantes de la ciudad y de sus familiares.
 
+ Información



  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.