Cada año, antropólogos guatemaltecos hacen 120 exhumaciones en busca miles de desaparecidos

Publicado: viernes, 13 de septiembre de 2013

La Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) tiene una estrategia nacional de búsqueda de los miles de desaparecidos y su trabajo se enfoca en instalaciones militares, en los cementerios y en fosas de las comunidades, aunque éstas sean de personas víctimas de masacres, porque hay que documentarlas e identificarlas.

Volver Realizar comentario

Desde 1992 la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) se impuso la difícil tarea de encontrar a los miles de desaparecidos del conflicto armado (1960-1996) y en 2008 inició la misión de realizar 120 exhumaciones anuales, en su mayoría en instalaciones militares.

"Nosotros, al igual que en los últimos cuatro años, tenemos un plan para hacer 120 exhumaciones por año, en lo que va de 2013 llevamos 79, pero tenemos un proceso muy grande en Creompaz (Comando de Operaciones de Mantenimiento de Paz)", dijo a Efe el director de la FAFG, Fredy Peccerelli.

En esa antigua zona militar localizada en Cobán, en el departamento de Alta Verapaz, a 212 kilómetros al norte de la capital, recuperaron 535 restos mortales entre febrero de 2012 y abril pasado, y del total de víctimas han identificado ya a catorce. Una de ellas es la osamenta de Martina Rojas, de 47 años, cuyos restos fueron encontrados en una de las 83 fosas comunes que fueron excavadas en la primera fase de exhumaciones.

Originaria de Río Negro, en el departamento norteño de Baja Verapaz, Rojas fue transportada a la zona militar junto a menores de edad después de la matanza de 117 mujeres y niños perpetrada por militares el 13 de marzo de 1982 en esa comunidad.

Los restos de esta mujer que fueron identificados por pruebas de ADN, según Peccerelli, serán inhumados este sábado en Pacux, del municipio de Rabinal.


La FAFG tiene una estrategia nacional de búsqueda de los miles de desaparecidos y su trabajo se enfoca en instalaciones militares, en los cementerios y en fosas de las comunidades, aunque éstas sean de personas víctimas de masacres, porque hay que documentarlas e identificarlas, refirió.

 De esa cuenta, explicó que tuvieron que exhumar 18.000 restos humanos del Cementerio La Verbena, situado en el sur de la capital, en busca de 879 desaparecidos, y sólo han podido identificar a cinco con pruebas de Ácido Desoxirribonucleico (ADN).


Peccerelli comentó que las víctimas encontradas en ese lugar no eran personas de la capital, si no de regiones de Amatitlán y Escuintla (sur) y Tecpán (oeste) que al parecer fueron llevadas a ese cementerio. 

En exhumaciones realizadas en un cementerio clandestino en Comalapa (Chimaltenango), también se hallaron víctimas de desapariciones de la capital, y en Creompaz se han hallado restos de víctimas de la masacre de Río Negro, añadió. 

"Tenemos testimonios de que las mujeres y niños se las llevaron en helicópteros a la zona militar", dijo el experto, en referencia a donde desde 2003 funciona Creompaz, en el que la FAFG inició el pasado 19 de agosto la segunda fase de exhumaciones. 

"No sabemos cuántas osamentas hay, puede que no encontremos más o hallamos otras 500 porque el número de personas desaparecidas siempre es mayor al de las osamentas", aclaró.


El director de la FAFG aseguró que en esa región del país "desaparecieron miles" y hay que seguir trabajando porque los familiares tienen mucha esperanza de encontrar a sus parientes ahora que cuenta con un sistema que funciona a su disposición y que está dando resultados.


Peccerelli recordó que el equipo de antropología forense inició los procesos de exhumaciones desde 1992, mucho antes de que se creara la FAFG en 1997.

 "El proceso lleva ya 21 años y siento yo que apenas estamos iniciando porque hasta ahora tenemos las herramientas adecuadas para realmente encontrar a los desaparecidos", afirmó.

 Detalló que hasta ahora han realizado 1.500 investigaciones antropológicas forenses en las que han recuperado arriba de las 6.500 víctimas sin contar con los 879 desaparecidos que buscan en La Verbena.


La Fundación, indicó el experto, ha puesto en marcha una estrategia de toma de pruebas de ADN de los guatemaltecos que buscan a sus familiares desaparecidos. 

Cada mes se toman 250 muestras en las oficinas de la FAFG en la capital, en las comunidades donde se hacen campaña o en donde se realizan exhumaciones, apuntó.

 Peccerelli destacó que en lo que va del 2013 han superado las 2.000 pruebas y el banco genético de la Fundación ya cuenta con más de 10.000 muestras de ADN de familiares de detenidos-desaparecidos y de 2.000 osamentas.

 De los restos que han exhumado han identificado a 200 personas a través de las pruebas, apuntó.

 El conflicto armado que acabó el 29 de diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la guerrilla, dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

 La Fundación trabaja con donaciones que hacen Estados Unidos, Suecia, Holanda y Canadá. "Es un apoyo total que recibimos de los cuatro donantes a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo", concluyó.
Oscar René Oliva (Efe).



  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.