La exposición se divide en dos partes: la primera presenta las pinturas, esculturas y trabajos en papel más importantes y, en general, menos conocidos de los Giacometti, y la segunda ofrece obras clave del periodo de madurez de Alberto, entre ellas una copia de "El hombre que camina", en la foto. Esta pieza, que aparece junto a su autor en los billetes de 100 francos suizos, es un icono del arte del último siglo y fue vendida por más de 100 millones de dólares en una subasta en 2010. " /> 

Zúrich muestra por primera vez el legado personal de Bruno Giacometti tras su muerte en marzo

Publicado: domingo, 29 de julio de 2012


La exposición se divide en dos partes: la primera presenta las pinturas, esculturas y trabajos en papel más importantes y, en general, menos conocidos de los Giacometti, y la segunda ofrece obras clave del periodo de madurez de Alberto, entre ellas una copia de "El hombre que camina", en la foto. Esta pieza, que aparece junto a su autor en los billetes de 100 francos suizos, es un icono del arte del último siglo y fue vendida por más de 100 millones de dólares en una subasta en 2010.

Volver Realizar comentario


La Kunsthaus de Zúrich (Suiza) abrió el viernes pasado sus puertas a la primera exposición que reúne el legado personal de Bruno Giacometti (1907-2012), que presenta unas 250 obras muy poco conocidas de su hermano Alberto y de su padre Giovanni.
Se trata de pinturas, esculturas y trabajos en papel de los dos Giacometti artistas que fueron donadas a este museo tras la muerte de Bruno el pasado 21 de marzo, a los 104 años.
Bruno no siguió los pasos de su padre Giovanni (1868-1933), pintor postimpresionista, contemporáneo y amigo íntimo del pintor fauvista Cuno Amiet cuya carrera artística languideció tras la I Guerra Mundial, ni de su hermano Alberto (1901-1966), cuyas esculturas pusieron el apellido Giacometti en la historia del arte. Fue no obstante uno de los arquitectos de más renombre en Suiza tras la II Guerra Mundial y un gran seguidor del trabajo de su padre y de su hermano, de los que guardó piezas importantes que, en la mayoría de los casos, han permanecido inéditas hasta la fecha.
Comisariada por Philippe Büttner, la exposición se divide en dos partes: la primera presenta las pinturas, esculturas y trabajos en papel más importantes y, en general, menos conocidos de ambos Giacometti, y la segunda ofrece obras clave del periodo de madurez de Alberto, entre ellas una copia de "El hombre que camina".
Esta pieza, que aparece junto a su autor en los billetes de 100 francos suizos, es un icono del arte del último siglo y fue vendida por más de 100 millones de dólares en una subasta en 2010.
"El hombre que camina" estará acompañada por otras piezas escultóricas fundamentales en la carrera del escultor suizo, como "El Carro", procedentes ambas de la Fundación Albert Giacometti, que tiene su sede en la propia Kunsthaus de Zúrich y que se despedirá temporalmente de ellas para completar el legado de Bruno.
Los trabajos de Alberto en esta exposición, que lleva por nombre "Giacometti. Las donaciones", incluyen asimismo esculturas de diversos periodos y numerosos bocetos tempranos de sus obras, así como pinturas importantes de su época de madurez artística (1940-1950) y de la fase final de su producción (1960).
De la primera época llama la atención un autorretrato de juventud (1918) y de la última época un busto que le hizo a su hermano Diego entre 1964 y 1965. Destacan también paisajes de sus últimos años, como "El jardín en Stampa" (1959), o un relieve en escayola de un albatros que esculpió en 1937 para la revista estadounidense "Harper's Bazaar".
Büttner comentó que este relieve ofrece la oportunidad de indagar en una faceta muy poco conocida del gran escultor suizo.
La Kunsthaus de Zúrich conserva relieves en escayola de Alberto Giacometti, así como moldes que le sirvieron para elaborar sus reputadas piezas en bronce y que, dada la magnitud del artista, constituyen obras de arte "por sí mismas", según Büttner.
En cuanto a Giacometti padre, su obra está representada en la exposición no solo como la demostración de que fue un gran colorista, sino también un pintor de gran técnica y precisión.
Hay retratos de su esposa Annetta y de sus hijos Alberto, Diego, Ottilia y Bruno, con este último jugando un papel central.
Un pequeño cuadro de calidad excepcional, fechado entre 1902 y 1903, muestra a Giovanni junto a Anneta, mientas que los paisajes y las representaciones del invierno resultan "particularmente impactantes", según destaca el comisario Büttner.
También hay dibujos de Giovanni, así como una selección de aproximadamente 60 de sus libretas, que Bruno y su esposa Odette ya habían donado a esta pinacoteca suiza en 2005.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.