Groucho Marx falleció el 19 de agosto de 1977 en Los Ángeles a los 86 años sin dejar, en ningún momento, de dominar la palabra. Pero el epitafio más celebrado y conocido, el famoso “Disculpe que no me levante” atribuido a Groucho Marx, no existe. Es una leyenda urbana.
" /> 

Groucho Marx, 36 años sin levantarse

Publicado: domingo, 18 de agosto de 2013


Groucho Marx falleció el 19 de agosto de 1977 en Los Ángeles a los 86 años sin dejar, en ningún momento, de dominar la palabra. Pero el epitafio más celebrado y conocido, el famoso “Disculpe que no me levante” atribuido a Groucho Marx, no existe. Es una leyenda urbana.

Volver Realizar comentario


 
Groucho Marx falleció el 19 de agosto de 1977 en Los Ángeles por una neumonía a la edad de 86 años sin dejar, en ningún momento, de dominar la palabra.
El epitafio más celebrado y conocido, el famoso “Disculpe que no me levante” atribuido a Groucho Marx, no existe. El ingenio del mensaje, sin embargo, ha provocado que figure en numerosas sepulturas cuyos ocupantes, creyendo que plagiaban la famosa frase, han acabado, sin saberlo, ostentando el copyright del epitafio. Desmontar la leyenda urbana creada en torno al epitafio de Groucho se ha hecho tan complicado como demostrar que Walt Disney no está congelado.
Pocos se sustraen a inventar geniales frases lapidarias para ilustres enterrados que, sin embargo, se murieron sin haber dicho ni mu. Y lo malo es que muchos menos se sustraen a creerlas y a propagarlas por Internet. En la tumba de Johann Sebastian Bach, sepultado en el interior de la iglesia de Santo Tomás, en Leipzig (Alemania), no pone eso de “Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga”, ni mucho menos aparece lo de “Disculpe que no me levante” en el columbario de Julius Marx, Groucho, en el bloque de nichos del Eden Memorial Park de Los Ángeles (EEUU) donde yacen sus cenizas desde 1977.
Hubiera sido muy propia de Groucho, y lo cierto es que este hombre fue un magnífico creador de citas en vida, pero cuando murió fue hombre de pocas palabras. Ni perdone que no me levante ni nada semejante. Algunos se atreven, incluso a decir que fue el propio Groucho quien redactó el epitafio de su suegra: “Rip, Rip, Hurra”, pero es fácil imaginar que también esto es más falso que un euro de madera. La frase falsamente atribuida a Groucho no existe, queda claro, pero la leyenda ha dado lugar a que la cita se haya reproducido de tumba en tumba, y epitafio tan celebrado figura hoy en nichos del cementerio de Manresa (Barcelona), en el Sur de Madrid, en el de La Vegueta de Las Palmas de Gran Canaria y, por poner sólo un ejemplo más, en el de Sant Gervasi de Barcelona.
Otras ocurrencias del genial actor quedaron en frases como estas: "Como sigas cumpliendo años te vas a morir", le dijo Marx a un amigo el día de su aniversario. "He tenido serias dudas sobre la vida antes de la muerte", decía en una de sus últimas apariciones televisivas en 1973, cuando Bill Cosby le preguntó sobre sus creencias religiosas.
Nacido en Nueva York el 2 de octubre de 1890, en el seno de una familia judía, Julius Henry Marx fue el cuarto de seis hermanos. Junto a ellos, inició su andadura profesional y se subió a las tablas de los más oscuros escenarios de la Costa Este.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.