Noticias

lunes, 08 de abril de 2013

La Guardia Civil de Tenerife desmantela una secta que utilizaba huesos humanos sacados de cementerios en rituales de santería

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir

Una vecina del municipio tinerfeño de Icod de los Vinos ha sido imputada por supuesta profanación de cadáveres para usar huesos humanos en rituales de santería en los que al parecer se maltrataba a animales, ha informado hoy la Guardia Civil en un comunicado. La mujer, de 40 años, al parecer actuaba como maestra de ceremonias en rituales que incluían cánticos en un altar decorado con animales muertos y huesos robados de cementerios.
La actuación de la Guardia Civil se inició en diciembre del pasado año, después de recibir una denuncia porque en una finca del barrio Redondo de Icod de los Vinos se celebraban con relativa asiduidad y sobre todo horas nocturnas y fines de semana, rituales de santería en los que se maltrataban animales.
Las "misas" consistían en ritos con cánticos, en los que los nuevos adeptos eran cortados de manera superficial con machetes y su sangre se derramaba sobre un altar en el que se disponían cabezas de diversos animales, vasijas con restos de huesos, flores y otros efectos, explica el instituto armado. Agrega la Guardia Civil que a los adeptos se les hacía beber gran ingesta de alcohol, fumar puros, matar aves y hasta algún carnero, y señala que el altar era decorado con restos óseos humanos, supuestamente para la protección de los espíritus y que se sustraían del cementerio de Santa Lastenia, en Santa Cruz de Tenerife.
Los gastos de las ceremonias los sufragaban los nuevos adeptos, quienes pagaban entre 600 y 700 euros en efectivo para su celebración, y también abonaban parte de los gastos de los animales que se iban a sacrificar en una ceremonia conocida como "rayamiento".
Cada "misa" celebrada con anterioridad o posterioridad a las ceremonias, así como los complementos que debían adquirir los adeptos (cuencos de barro con un supuesto espíritu protector), eran cobrados a los asistentes, que pagaban en torno a los 300 euros. Agentes de la Guardia Civil presenciaron algunas ceremonias y comprobaron que se sacrificaban cabras, gallinas y palomas, se afirma en el comunicado.
Además, los agentes obtuvieron fotografías de interior del cuarto de aperos en el que se celebraban las "misas", y en las que se observan restos de animales junto a una especie de altar. La Guardia Civil ha intervenido diversos efectos, como restos óseos que el médico forense aproxima a humanos, así como la piel de un reptil de grandes dimensiones, machetes del tipo "kukris" con restos de sangre, plumas, cuchillos, hachas y diversa documentación.
En el interior de un cuarto de aperos anexo a la vivienda se encontraron cabezas de animales, supuestamente de cabras, baifos, conejos, así como restos de otros reptiles, diversas vasijas con amuletos y huesos de animales, junto a una especie de altar.

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017