El genocida Ríos Montt enterrado en un cementerio privado sin velatorio y a las pocas horas de morir

Publicado: lunes, 02 de abril de 2018

El dictador guatemalteco murió ayer por la mañana de un infarto y fue sepultado horas después, por la tarde, en medio de vítores de compañeros de armas y la indignación de las víctimas del régimen que dirigió entre 1982 y 1983.

El genocida Ríos Montt enterrado en un cementerio privado sin velatorio y a las pocas horas de morir
Volver Realizar comentario

El dictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt murió ayer por la mañana de un infarto y fue sepultado horas después, por la tarde, en medio de vítores de compañeros de armas y la indignación de las víctimas del régimen que dirigió entre 1982 y 1983. En la foto, un momento de su juicio.

El dictador, de 91 años falleció en su casa. Por allí pasaron, entre otros, su hermano, el obispo católico Mario Ríos Montt, quien no hizo ningún pronunciamiento y su médico particular y ministro de Salud en el gobierno de Alfonso Portillo (2000-2004) Mario Bolaños, quien dijo que la senilidad causó su fallecimiento a causa de un infarto.
Los restos fueron trasladados por una funeraria al cementerio privado La Villa de Guadalupe, donde fueron inhumados, después de su velatorio en su residencia. Su hija, Zury Ríos, agradeció las muestras de solidaridad y dijo que era "hermoso que este día que Jesús resucitó, él recoja a mi padre", a quien llamó "el general de generales". "Aunque nos molestara su moralidad, siempre predicó con el ejemplo", expresó y aseguró en medio de aplausos y de gritos de "viva Ríos Montt", que su padre "se fue libre y está libre".
Mientras sus restos eran inhumados, miembros de la organización "Hijos" hacían una pintada en la Plaza de la Constitución que decía: "Ríos Montt, los pueblos no olvidan ni perdonan". También exigieron justicia por el genocidio cuando estuvo en la jefatura de Estado.
Según la información facilitada por Efe, Ríos Montt gobernó de facto Guatemala y puso en marcha políticas de tierras arrasadas y programas de fusiles y fríjoles -en los que el gobierno entregaba fríjoles para la alimentación pero también fusiles para combatir a la guerrilla- para diezmar a los grupos subversivos.
 
Culpable de genocidio
 
Los grupos paramilitares creados por su régimen y el Ejército arrasaron más de 400 aldeas y causaron masacres en las poblaciones indígenas que eran consideras enemigas del Estado, según los relatos que salieron a luz pública durante su juicio en 2013. Sin embargo, tras su muerte toda la persecución penal que pesaba en su contra y los procesos judiciales cesaron, según la ley. Uno de ellos era el juicio por el asesinato de 1.171 indígenas de la etnia maya ixil, por el que enfrentaba en la actualidad a la justicia por segunda vez en un proceso especial debido a que había sido declarado con demencia en 2015. Por este caso Ríos Montt fue declarado culpable de genocidio y deberes contra la humanidad, como se tipifica en Guatemala el delito de lesa humanidad, y fue condenado a 80 años de prisión. No obstante, la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala, anuló esa sentencia por errores en el proceso y ordenó un nuevo juicio. En ese sentido, Nery Rodenas, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, comentó que era "lamentable" su muerte pero también que la sentencia de 2013 "no se haya ejecutado". "Esa sentencia inicial es un precedente muy grande y es la verdadera sentencia, aunque no fue respetada por los Tribunales", aseguró por su parte a Efe la premio Nobel de la Paz de 1992, la líder indígena Rigoberta Menchú. Además, lamentó que los seguidores del general golpista aprovechen su muerte para "enaltecer su terrorismo de Estado, aunque resaltó que la indignación de las víctimas es la protagonista número uno". La muerte "no exime ni perdona" al genocida, se pronunció por su lado la organización "Hijos" que agrupa a familiares de las víctimas del conflicto armado (1960-1996).
Alfonso Portillo, quien aupado por Ríos Montt y su partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG) llegó a la presidencia el 16 de enero del 2000, lamentó la muerte del exdictador y dijo que siempre recibió el apoyo del general, "aun en los momentos más difíciles" de su vida. En el 2013, el expresidente Portillo fue extraditado a Estados Unidos por blanqueo de dinero, y en febrero de 2015 retornó al país tras cumplir una condena. El Gobierno del presidente Jimmy Morales se limitó a lamentar la muerte de Ríos Montt y expresó su solidaridad a su esposa e hijos por "tan sensible pérdida".
También el Congreso se unió a las muestras de condolencias por el deceso del exjefe de Estado de facto y dispuso que por su calidad de expresidente de ese alto organismo le iba a rendir honores en el Parlamento, pero la familia lo rechazó. La despedida de los restos del dictador fue íntima y con la participación de los más allegados.

Durante su gobierno de terror en los años 80, Ríos Montt fue responsable de un cruento genocidio contra la población maya. Y una de las maneras en las que lo llevó a cabo fue a través de la violencia contra las mujeres.
+ INFO
EXTRACTOS DE LA SENTENCIA “EL PUEBLO DE LA REPÚBLICA DE GUATEMALA CONTRA JOSÉ EFRAÍN RÍOS MONTT ”

http://www.womenslinkworldwide.org/files/2959/la-verdad-en-voz-alta.pdf
Verdad y Justicia para las Mujeres de Guatemala
https://vimeo.com/87092813

El Genocidio de Guatemala
https://elpais.com/diario/2005/07/24/domingo/1122177157_850215.html


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo.
  • Redactora jefe: Nieves Concostrina.
  • Coordinadora: Isabel Montes.
  • Diseño: Román Sánchez.
  • Fotografía: J.Casares.
  • Producción: Jose Luis Martín.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Mercedes Fernández Martorell, Carlos Santos, Guinés García Argüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero y Javier Fonseca.
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.