Con emoción y aplausos fue recibido el féretro de la actriz en el Tetaro Español, bajo la mirada de Marisol Ayuso, Massiel o Pepe Oneto, y se abría ante ella por última vez un lugar clave para su vida: el escenario. En él se instalaba la capilla ardiente de la ganadora del Goya por "El mar y el tiempo", rodeada de tres coronas de flores y bajo una rotación de fotografías de diferentes etapas de su vida. La capilla ardiente se podía ver perfectamente iluminada desde la Plaza Santa Ana. " />

Los actores reaccionan y acuden a la capilla ardiente de María Asquerino para demostrar que no murió sola

Publicado: sábado, 02 de marzo de 2013



Con emoción y aplausos fue recibido el féretro de la actriz en el Tetaro Español, bajo la mirada de Marisol Ayuso, Massiel o Pepe Oneto, y se abría ante ella por última vez un lugar clave para su vida: el escenario. En él se instalaba la capilla ardiente de la ganadora del Goya por "El mar y el tiempo", rodeada de tres coronas de flores y bajo una rotación de fotografías de diferentes etapas de su vida. La capilla ardiente se podía ver perfectamente iluminada desde la Plaza Santa Ana.

Volver Realizar comentario


 
María Asquerino murió sin familia, pero sus compañeros actores acudieron ayer a la capilla ardiente en el Teatro Español de Madrid para explicar que "es totalmente incierto que haya muerto sola", según Emilio Gutiérrez Caba, y que su cadáver "fue reclamado por sus compañeros y por Aisge", según Marisol Ayuso.
Tras conocerse la muerte de la actriz de "Surcos", una de las palabras que más se mencionaron fue soledad. "María es el más claro ejemplo de una mujer libre que pagó con la soledad y el olvido no haber querido estar atada a determinadas cosas", decía José María Pou.
Pero hoy quienes fueron a despedir a la actriz al teatro donde cada tarde acudía a tomar café contradijeron estas declaraciones.
Mario Gas, quien recordaba cómo "era una delicia observarla, con ese punto de coquetería y esa mirada profunda que te dejaba taladrado", fue el primero en apuntar que Asquerino deseaba despedirse "corpore" insepulto del Español.
Con el féretro tapado y con una gran fotografía suya, con su famosa mirada rezumando carácter e independencia. Así lo había manifestado al despedir en 2010 a otro amigo, Manuel Alexandre. "Creo que se merece estar en este teatro o en cualquiera de los escenarios de Madrid, porque hablamos de una mujer que se ha dedicado durante cinco o seis décadas a los escenarios. Y por eso es una de las grandes de nuestra escena", decía Gas.
Pero esa mujer, libre en el trabajo y en el amor, acabó sin dinero y sin descendencia. Ella misma se lamentaba de haber acabado "sola, como un pobre perro en la carretera".
La Casa del Actor denunciaba que había sido una de las víctimas de la paralización de su proyecto de jubilación para los actores, pues Asquerino, quien estuvo en brazos de tantos hombres y que sedujo hasta a Orson Welles -al que dio largas en el Festival de Cannes de 1952-, acabó sus días en una residencia.
"Mujer echada para adelante", "adelantada a su tiempo", "querida, respetada y con un gran sentido del compromiso" fueron algunos de los calificativos con los que sus compañeros de profesión la rememoraban ayer en el teatro Español.
"María, además de ser una mujer muy respetada, era una gran amiga. La recuerdo como una mujer adelantada a su tiempo, una mujer con un encanto especial", decía José Sacristán. Y Mario Gas completaba: "María unía sentido de la feminidad, de la contundencia, de la lucidez, de la generosidad y del compromiso no solo con ella misma, sino también con la sociedad que le tocó vivir".
Su soledad, quizá, tenía más que ver con que algunos de sus grandes acompañantes se habían despedido antes que ella. Fernando Fernán Gómez, Agustín González, Adolfo Marsillach o Paco Rabal se fueron ya hace años. Y en ese Teatro Español, que hace pocos meses rendía homenaje a otro desaparecido reciente, Juan Luis Galiardo, Mario Gas apuntaba que esta pérdida por goteo de las grandes figuras de la escena y la pantalla españolas "es ley de vida". "Nos estamos quedando un poco huérfanos de gente que ha tenido una larga trayectoria, pero nos dejan un gran aprendizaje no solo profesional, sino también de vida", ha explicado.
Gutiérrez Caba, la ha recordado como "una compañera muy entrañable y siempre se nos quedará en el corazón. Sabíamos que estaba muy delicada, pero ha fallecido en muy buenas condiciones", ha insistido. La ha recordado "como una persona muy controvertida. Es un orgullo tener actores así. Ojalá que no se fueran nunca". Y poco después, una Gemma Cuervo visiblemente afectada y parapetada tras unas gafas de sol ha contado que eran "muy buenas compañeras" y la ha calificado de "actriz estupenda".
A las siete de la tarde, el féretro de la actriz María Asquerino llegaba al Teatro Español, y los primeros en aparecer fueron Marisol Ayuso, quien dijo que su cadáver "fue reclamado por sus compañeros y por Aisge (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión)", Pepe Oneto y Massiel.
Luego, llegaron otros conocidos colegas, además de decenas de admiradores. La capilla ardiente estuvo abierta hasta la medianoche debido a las peticiones de actores que se encuentran representando funciones y que querían dar el último adiós a la actriz.


  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.