Noticias

martes, 08 de noviembre de 2016

Huesos medievales de Cataluña en una exposición para no perderse

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir
Huesos medievales de Cataluña en una exposición para no perderse

El Museo de Arqueología de Cataluña descubre en la exposición "Huesos" los secretos que esconden los restos humanos encontrados en diferentes yacimientos medievales, que informan de aspectos como la alimentación, la condición social, las costumbres religiosas, los ritos funerarios o la guerra.
La exposición, que abrió el pasado jueves las puertas al público, aproxima al visitante a las condiciones de la vida de la época medieval a través del estudio de los restos de esqueletos localizados en yacimientos arqueológicos de los siglos VIII al XV, básicamente situados en la Cataluña central, informa Efe.
Después del trabajo de los arqueólogos, los antropólogos físicos, cual CSI, investigan los huesos hallados y dan a conocer cómo vivían y morían nuestros antepasados de la Edad Media, mientras que los paleopatólogos estudian las enfermedades que sufrieron las personas en el pasado.
En la introducción, la exposición muestra el cráneo y la mandíbula de una mujer senil, de más de 60 años, de los siglos XIV-XV, y la pelvis de una mujer adulta de 31-25 años, de los siglos XII-XIII, ambas procedentes de la necrópolis de Sant Benet de Bages (Barcelona). Tras averiguar el sexo, los científicos determinan la edad a partir del grado de mineralización y erupción de los dientes (0-12 años), por el aspecto y fusión de la epífisis de los huesos largos (13-20 años) o por indicadores indirectos según el desgaste de la superficie en contacto entre dos huesos (para los adultos).
La siguiente deducción a partir del estudio de los huesos permite dar a conocer la alimentación de la época, en la que podía haber desnutrición, que se puede ver en la hipoplesía del esmalte dental; o mala alimentación, que daba como resultado enfermedades como anemia, escorbuto, osteoporosis o raquitismo.
Los dos libros de cocina medievales catalanes que se conservan, el "Llibre de Sent Soví" (1324) y el "Llibre de Coch" (antes de 1491), reflejan la alimentación de las clases altas, de la corte, de los nobles, los burgueses y las órdenes religiosas, pero, como advierten las comisarias de la muestra, Elena García y Amàlia Valls, "las clases pobres comían pan de trigo, ajos, cebollas y a veces tocino, y en Cuaresma, pescado salado, vegetales y pan".
El esqueleto de un pie del siglo XVIII ilustra otra de las variantes, la sobrealimentación, que daba a lugar a la gota.
En relación con los oficios y los estilos de vida, otros restos dan a conocer la profesión de la persona, por las marcas que los sobreesfuerzos musculares repetitivos dejaban en los huesos, como es el caso de un picapedrero, un albañil o un herrero; o las fiebres de Malta, habituales en los criadores de cabras.
Otros restos de los siglos XI-XII dan a conocer fracturas que se soldaron solas, pero dejaron secuelas en la movilidad de sus víctimas; así, se muestra una columna de los siglos XIV-XV que perteneció a un jorobado, o el caso de una trepanación en el cráneo de una niña de 11 años para intentar curar su hidrocefalia.
En otra sección de la exposición se exhiben dos de las piezas más impactantes, dos cráneos del siglo XV atravesados por un enorme clavo de hierro que pertenecieron a dos hombres que, como se recoge en una sentencia del "Llibre de Crims" de Lleida, seguramente fueron torturados, decapitados, descuartizados y posteriormente colgadas cada una de las partes.
Dos brazos seccionados a la altura de las muñecas ejemplifica otro de los castigos habituales de los siglos medievales, el corte de las dos manos.
Diversos ajuares y otras piezas como una estela sirven para hablar de los rituales funerarios y los diferentes tipos de sepultura, fuera excavadas en la roca, en la tierra señalizadas con estelas de piedra, o en sarcófagos, cuando se trataba de personajes ilustres.
Los enterramientos tampoco eran uniformes, pues, como comentan las comisarias, "los hombres eran enterrados en los cementerios medievales más cerca de los ábsides y las mujeres en las zonas más alejadas".

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid



Otros Medios

22 abril 2018
La necrológica, un género periodístico vivo
El programa de la SER 'A Vivir' ha realizado una interesante tertulia sobre la Necrológica como una de los géneros más singulares del periodism
22 abril 2018
El doloroso final de Marcela
La responsable de tramitar los testamentos vitales de la consejería de Sanidad en Canarias fallece sin que el suyo se haya cumplido, afirman sus familiares
22 abril 2018
La trastienda de la muerte
Manuel Vilas presenta en la SER su libro 'Ordesa'. Y Juanjo Millás enseña lo que no suele verse en un tanatorio.
21 abril 2018
Cementerios gallegos a los que ir de vivo: una ruta por los más singulares de la comarca
Ahora los turistas se hacen «selfies» ante las tumbas en las visitas guiadas. No existe ruta oficial, pero en patrimonio funerario somos una potencia.

Las Firmas

Revista Adiós
noviembre 2016 Lourdes Cacho Contar y escribir, vivir y morir
Revista Adiós
noviembre 2016 Javier del Hoyo La muerte del Minotauro

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 129

01 de abril de 2018

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017