Noticias

viernes, 25 de marzo de 2016

Una investigación con georradar plantea que el cráneo de Shakespeare pudo ser robado de su tumba

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir

Una investigación realizada por un grupo de arqueólogos ha concluido que de la tumba en la que reposan los restos del dramaturgo británico William Shakespeare (1564-1616) fue "robado probablemente" el cráneo del escritor, informa hoy la BBC. Ese hallazgo daría credibilidad a una noticia publicada por una revista en el año 1879, pero que posteriormente se desechó, que barajaba la posibilidad de que cazadores de trofeos se hubieran llevado el cráneo de Shakespeare en 1794.
El grupo de expertos empleó un radar de penetración de tierra (georradar) para poder investigar el contenido del interior de la sepultura, en la iglesia Holy Trinity Church, de la localidad inglesa de Stratford. Ese sistema permitió a los arqueólogos ver más allá de la tumba sin alterarla. "Tenemos la sepultura de Shakespeare con una extraña alteración en la parte de la cabeza y tenemos una historia que sugiere que en algún momento de la historia alguien vino y se llevó el cráneo de Shakespeare", indicó el arqueólogo Kevin Colls, de la Universidad inglesa de Staffordshire, que realizó ese proyecto junto con la geofísica Erica Utsi.
Según ese experto, resulta "muy, muy convincente" que el cráneo del dramaturgo "no esté en la Holy Trinity en absoluto".
La investigación, que se llevó a cabo coincidiendo con el 400 aniversario de la muerte del escritor, se emitirá mañana sábado en el canal de televisión "Channel 4". El lugar de sepultura de Shakespeare ha sido desde hace tiempo objeto de especulación entre historiadores y arqueólogos pues resulta demasiado corto para ser la tumba de un adulto.
Además, en él no está escrito ningún nombre, sino tan solo un epitafio: "Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva mis huesos".
La investigación también estableció que el dramaturgo, su esposa Anne Hathaway y otros familiares no fueron enterrados en una gran cripta familiar, como se pensaba, sino que lo hicieron en tumbas separadas, no muy profundas, ubicadas bajo la iglesia.
Además, el georradar tampoco halló evidencias de metales en el área de las tumbas, como serían los tornillos de un féretro, lo que hizo pensar a los expertos que Shakespeare y sus familiares no fueron enterrados en ataúdes, sino que pudieron ser sepultados envueltos en sábanas, mortajas o enterrados en tierra.

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid



Otros Medios

23 abril 2018
Santander contará con un jardín donde esparcir las cenizas de los difuntos
El cementerio de Ciriego acondicionarán 300 metros cuadrados para depositar los restos y que queden inhumados tras accionar un caudal de agua que los filtrará a la tierra
22 abril 2018
La necrológica, un género periodístico vivo
El programa de la SER 'A Vivir' ha realizado una interesante tertulia sobre la Necrológica como una de los géneros más singulares del periodism
20 abril 2018
El doloroso final de Marcela
La responsable de tramitar los testamentos vitales de la consejería de Sanidad en Canarias fallece sin que el suyo se haya cumplido, afirman sus familiares
22 abril 2018
La trastienda de la muerte
Manuel Vilas presenta en la SER su libro 'Ordesa'. Y Juanjo Millás enseña lo que no suele verse en un tanatorio.

Las Firmas

Revista Adiós
marzo 2016 Lourdes Cacho Contar y escribir, vivir y morir
Revista Adiós
marzo 2016 Javier del Hoyo La muerte del Minotauro

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 129

01 de abril de 2018

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017