Noticias

viernes, 18 de marzo de 2016

Egipto mantiene el suspense en torno a las cámaras ocultas en la tumba de Tutankamón

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir

Egipto mantiene el suspense en torno a la posibilidad de la existencia de cámaras ocultas en la tumba del faraón Tutankamón, tras el anuncio de los resultados del primer análisis realizado por un equipo japonés, que apuntan a que hay dos estancias detrás de los muros norte y oeste del sepulcro.
El ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, anunció ayer, en una rueda de prensa en El Cairo, los resultados del análisis dirigido por el experto japonés Hirokatsu Watanabe, pero puso en duda los hallazgos y dijo que para confirmarlos Egipto llevará a cabo un segundo escaneado el próximo 31 de marzo. Al Damati declaró estar seguro al 90 por ciento de la hipótesis formulada por el profesor Watanabe, pero insistió en que las autoridades egipcias quieren recabar sus propios resultados y prometió hacerlo a principios de abril.
El titular de Antigüedades presentó los resultados de la investigación japonesa, apoyándose en gráficos y fotografías de la tumba, aunque en ausencia de los miembros del equipo nipón, que no acudió a El Cairo para la ocasión.
Al Damati explicó que el análisis de Watanabe apunta a la existencia de dos espacios vacíos, uno detrás del muro norte y otro detrás del muro oeste de la cámara funeraria de Tutankamón, y especificó que en la zona norte que se han detectado materiales metálicos y orgánicos.
Según el escaneado con rayos infrarrojos realizado a finales del pasado noviembre en el sepulcro de Tutankamón, detrás del muro norte existe un "hueco" o "nicho" de hasta 1,5 metros de diámetro y de 2 metros de profundidad.
Asimismo, tal y como demostraron las radiografías de la tumba, en la pared norte existe otro "hueco", que podría ser una puerta de acceso al espacio situado detrás de la misma, y que habría sido cubierto con un material más ligero que el resto de las paredes, de piedra maciza.
Esto confirmaría la hipótesis del arqueólogo británico Nicholas Reeves, el cual cree que el sepulcro de Tutankamón contiene una cámara secreta, en la que estaría enterrada su madrastra, la reina Nefertiti.
Reeves formuló esta teoría después de haber observado unas pequeñas hendiduras en el muro norte de la tumba, que corresponderían a una puerta sellada, tal y como señala también el análisis realizado por el equipo japonés.
El experto británico tampoco estuvo presente en la presentación de los primeros resultados del estudio, que fue llevado a cabo después de que él relanzara el interés en torno a la tumba del "faraón niño", al plantear que todavía podría guardar muchos secretos.
Al Damati declaró ayer que, de confirmarse los datos aportados por Watanabe, sería "un gran descubrimiento" para la egiptología y podría ser "el descubrimiento del siglo". El ministro de Antigüedades no quiso especular sobre quién podría estar enterrado en la supuesta cámara oculta, pero afirmó que "puede ser un miembro de la familia real de Tutankamón", bien su madrastra Nefertiti, su madre Kiya, o la reina Meritatón, hija de su padre Akenatón.
Desde el primer momento, los responsables egipcios se han mostrado muy cautelosos respecto al misterio de la tumba de Tutankamón, el cual está siendo explotado y alargado en múltiples capítulos en un intento de captar la atención de los medios de comunicación y de los apasionados de la egiptología. A día de hoy, el joven rey sigue despertando un gran interés entre los investigadores y aficionados, y es una de las principales atracciones para los que visitan Egipto, algo que el Gobierno quiere aprovechar para tratar de reavivar el moribundo sector del turismo.
En el Museo Egipcio de El Cairo está custodiado el tesoro del faraón, cuya tumba fue excepcionalmente encontrada aún sellada y sin saquear en el año 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter. Su tumba, recientemente restaurada y reabierta al público, se encuentra en el valle de los Reyes de Luxor, en el sur de Egipto, y cuenta con una cámara funeraria, una antesala y la sala del tesoro.
Tutankamón reinó brevemente durante el siglo XIV a.C, siendo aún muy joven, y falleció repentinamente, según la más reciente hipótesis, por una lesión sufrida al caer de un carro de caballos.

Francesca Cicardi/Azza Guergues (Efe).

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid



Otros Medios

21 abril 2018
Cementerios gallegos a los que ir de vivo: una ruta por los más singulares de la comarca
Ahora los turistas se hacen «selfies» ante las tumbas en las visitas guiadas. No existe ruta oficial, pero en patrimonio funerario somos una potencia.
21 abril 2018
El suicidio en Alcalá la Real: más preguntas que respuestas
La psiquiatra María Isabel Teva analiza con datos el impacto del suicidio en Alcalá, donde la tasa de 26,6 supera holgadamente a la de Andalucía (13,6) y España (8,3)
21 abril 2018
Fabricar ataúdes ante el mayor hospital de Uganda
"A los ricos se los vendemos más caros", explica a Efe el vendedor Msumbu. Son los que llevan contrachapado blanco o de otro color brillante, retoques dorados y un interior más "cómodo".

Las Firmas

Revista Adiós
marzo 2016 Lourdes Cacho Contar y escribir, vivir y morir
Revista Adiós
marzo 2016 Javier del Hoyo La muerte del Minotauro

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 129

01 de abril de 2018

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017