Noticias

sábado, 23 de enero de 2016

Honduras inaugura el primer ‘cementerio humanitario’ para sepultar personas fallecidas y no reclamadas

Volver  Realizar comentario
Tamaño de Letra+- Imprimir

La Alcaldía de Tegucigalpa (Honduras) ya ha terminado la construcción del cementerio humanitario. Se trata de una construcción de trescientos nichos que se construyeron en seis módulos que incluye la primera fase del primer cementerio humanitario de Honduras.
La obra, según publica hoy la prensa hondureña,  busca dar un lugar digno a los restos de las personas que no son reclamados en Medicina Forense de Tegucigalpa.
El proyecto es una iniciativa de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), el Comité Internacional de la Cruz Roja y el Ministerio Público. 'Esta es la primera fase de un proyecto que se planificó con el fin de no continuar sepultando a los fallecidos en fosas comunes y hoy estamos contentos porque con la habilitación de este espacio queda en la historia esa práctica para dar un lugar digno a las personas que no son identificadas', explicó Julissa Villanueva, directora de Medicina Forense.
El 28 de enero se ha previsto que quede inaugurado y que que se ubica en el kilómetro 14 de la carretera que de Tegucigalpa conduce a Olancho.
En este cementerio estarán los restos de la zona centro sur, centro oriente de Honduras, donde convergen los pobladores de los departamentos de Comayagua, La Paz, Choluteca, Valle, El Paraíso y Olancho.
En este mes se llevará a cabo la primera inhumación de los restos de personas desconocidas que se encuentran en la Morgue Judicial de Tegucigalpa.

Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017