Abaurrea Alta
Navarra
Visita su página web
Respecto al motivo que me mueve para presentarlo también en esta categoría es que se trata de un espacio abierto en un lugar privilegiado (Valle de Aezkoa, Selva de Irati, pueblo más alto de Navarra, balcón de los Pirineos) que goza de una biodiversidad que sorprende al turista. En el Museo de Estelas somos conscientes de ello y tratamos de identificar y conocer las especies animales y vegetales que nos rodean para divulgar esa información (colirrojos, golondrinas, jilgueros, caracoles, lagartijas, orugas, arañas, bojes, clemátides, hiedras..) .
En las labores de mantenimiento se evita la muerte de los animales y se cuida la contaminación acústica realizando las tareas de jardinería sólo con herramientas manuales y silenciosas (nada de desbrozadoras ni motosierras, es un trabajo meticuloso y selectivo a base de tijera, azada pequeña y par de manos), El respeto y la admiración hacia otras formas de vida es un requisito esencial para trabajar en el cementerio.
Este año y cómo novedad se va a poner una compostadora en el jardín para reutilizar los restos vegetales.
La flora y fauna del lugar provoca una primera sensación de aversión en un determinado tipo de personas, esa sensación desaparece en cuanto aprenden algo sobre la especie que les provoca ese agitamiento: desde niños que sienten asco por las babosas y acaban cogiéndolas para acariciarlas hasta adultos con aracnofobia que se quedan maravillados con la cruz que luce en el cuerpo la araña de jardín, por no mencionar a quienes son rozados por primera vez por una ortiga. Parte de la flora y fauna cementerial que tenemos ha quedado reflejada en los papeles que damos a los grupos numerosos.