Monturque
Córdoba
Visita su página web
El camino para llegar al Cementerio de San Rafael en Monturque implica recorrer las empinadas calles del pequeño municipio cordobés hasta alcanzar la cima del cerro en el que se encuentra. La zona en la que se construyó este cementerio hace de él un lugar magnífico, en pleno casco urbano y corazón arqueológico. Está rodeado de lugares de interés como son la Parroquia de San Mateo, el Castillo Medieval y el Mirador y Yacimiento Arqueológico de “Los Paseillos”, dónde se pueden disfrutar de las vistas a la Campiña cordobesa y a las Sierras de la Subbética. Sin haber entrado en él ya se puede percibir la sensación de estar en un lugar especial. Sin embargo, es ahora cuando descubriremos lo que guarda este pequeño cementerio que recuerda a los patios andaluces, con sus blancas murallas y enterramientos en torno al mismo. He de decir que no posee una gran amplitud, ni creaciones funerarias artísticas reconocidas, la singularidad que este cementerio posee es la existencia de un gran patrimonio arquitectónico bajo su extensión. Un templete en el centro del cementerio permite adentrarse a conocer un rico tesoro romano, más concretamente unas Cisternas Romanas en un estado de conservación verdaderamente óptimo teniendo en cuenta la antigüedad del conjunto. Cada dato que se obtiene resulta más interesante, por ejemplo como se produzco su hallazgo o el aprovechamiento que hicieron de las mismas tras su descubrimiento. Existiendo desde el siglo I d.C. no fue hasta el año 1885, tras los trabajos de excavación para enterrar a los fallecidos de una epidemia de cólera, cuando salieron a la luz las Cisternas. Aprovecharon este espacio y lo utilizaron como parte del cementerio, de hecho dos de las doce cámaras que hay en total sirvieron de panteón y de fosa común.