Luarca
Asturias
Visita su página web
Su privilegiada ubicación, es de lo más sorprendente a los ojos del que lo visita, ya que está situado sobre los altos acantilados de la Atalaya y faro luarqués. Desde este cementerio, se divisan impresionantes e inolvidables vistas de toda la rasa costera en contraste con la montaña. Además, de ser el lugar donde  reposan los restos mortales de D. Severo Ochoa, Ilustre Premio Nobel de Medicina en 1.959, nacido en Luarca.
 
La fecha del enterramiento más antiguo data de 1849, de  granito y arco de medio punto sobre columnas.
A principios del siglo XX, el camposanto aumentó, adaptándose a la significativa inclinación del terreno, lo que determinó la necesidad de crear dos plataformas escalonadas, favoreciendo a la burguesía de Luarca, ya que  les permitió situar sus panteones en puntos estratégicos.
 
De especial interés es su arquitectura religiosa, debido a las numerosas esculturas, capillas funerarias y señoriales panteones de gran belleza e interés arquitectónico, por ejemplo:
 
Panteón familiar  de Don  Vicente Trelles, quien en 1895 fundó la Banca Trelles y en 1916, junto con otros emprendedores de Luarca, creó la empresa Automóviles Luarca S.A. (ALSA). Otra  de estas estructuras arquitectónicas, es propiedad de la familia Ramón García, diseñado a principios de los años 20 por el arquitecto Julio Galán Carvajal. Su diseño, está formado por dos cubos superpuestos (cripta y Capilla) que se elevan sobre el dintel de la parte superior hasta confluir en el tejado octogonal de pizarra (material muy utilizado por su abundancia en esta zona), culminado por una cruz patada o también conocida como cruz paté.  Es admirable su temática geométrica en los vanos rectangulares con vidrieras.
Otro elemento a señalar, es el panteón de Germana González Rico de estilo neorrenacentista, de la primera década del siglo XX y construido por el popular arquitecto Juan Miguel de la Guardia. Este mausoleo, de planta circular, lo envuelven seis columnas adosadas con fustes, cuya parte inferior es lisa y la superior acanalada. Armado también con capiteles de estilo corintio, rematando con una cúpula de escamas coronada por una cruz. En el interior, resalta un importante retablo de Santa Sabina.
 
Además de Don Severo Ochoa (Premio Nobel de Medicina) y su esposa Carmen García Cobián, cabe distinguir otros personajes ilustres de Luarca como: Gil Parrondo y Rico, director artístico y gran decorador cinematográfico ganador de dos “Premios Oscar”, Nene Losada, escritora y poetisa, tanto en castellano como en bable, Evaristo Casariego, escritor y periodista.
 
Y para finalizar, decir que el cementerio de Luarca es un espectacular mirador al mar Cantábrico. Todo aquel que lo visita queda prendado de su extraordinaria belleza, llevando en su memoria y corazón esa imagen difícil de olvidar.