Cantabria
Santander
Esta cripta data de 1894. A lo largo del tiempo este sencillo monumento
proyectado por el arquitecto municipal Ramón Lavín Casalís ha sufrido
sustanciales modificaciones. Aunque mantiene el cierre de hierro que le otorga
una mayor distinción al conjunto.
En este lugar se encuentra inhumada la bailaora Carmen Amaya (1918-1963).
Ella contrajo matrimonio en 1952, a los 39 años de edad, con Juan Antonio
Agüero (1925-1991), un guitarrista payo de su compañía perteneciente a una
distinguida familia de Santander, motivo por el cual está aquí enterrada. La
bailaora murió el 19 de noviembre de 1963 en Bagur (Gerona). Allí
permanecieron sus restos mortales durante siete años hasta que el viudo
decide que deben venir a Santander. El diario local “Alerta” el 23 de noviembre
de 1970 con un artículo titulado “Inhumación de los restos de Carmen Amaya
en el Cementerio de Ciriego” narra su traslado: “Los restos mortales de Carmen
Amaya, la genial bailarina española, descansan desde ayer en el cementerio
municipal de Ciriego. Un ramo de claveles rojos y amarillos –sangre ardiente
gitana y cera de cirios- se marchita sobre la tumba “Panteón de la familia de
don Tomás Agüero y Sánchez Tagle” situado al norte inmediatamente detrás de
la capilla de la necrópolis santanderina. El entierro definitivo de los restos de la
gran Carmen española no ha podido ser ni más sencillo ni más emotivo. Sólo
unas pocas personas han sido testigos del acto: don José Antonio Agüero, el que
fuera esposo de la artista; el padre político de ésta, don José Agüero, y escaso
número de amigos íntimos de la familia estuvieron presentes en el momento de
la inhumación. Los claves quedan como testimonio de aquel tributo del amor y
admiración sobre losa cercada por gruesas cadenas que sostienen pilastras de
hierro”.
Además en dicho artículo se describe la llegada de los restos mortales de la
bailaora procedentes de Bagur: “Los restos de Carmen Amaya salieron de Bagur
(Gerona), el sábado, día 21, en medio de una impresionante manifestación
popular, para llegar a Santander en la noche del domingo, poco después de las
diez. Permanecieron, pues, depositados en la capilla del cementerio
santanderino hasta ayer, lunes, a las diez y cuarto de la mañana, en que, tras las
diligencias de rigor, fueron inhumados en el panteón de la familia Agüero. Los
restos del cuerpo de la artista llegaron en un lujoso ataúd perfectamente
precintado. El féretro no fue abierto en ningún momento”.
En la cita anual de la “Semana para descubrir los cementerios europeos”, bajo
el epígrafe de “Heroinas: retratos de mujeres ante la adversidad” que tuvo
lugar el día 30 de mayo de 2015 se rindió homenaje a aquellas mujeres
incansables que, de una u otra manera, dejaron huella. A ellas, que fueron
perseverantes y tenaces, se rindió un emotivo acto en un recorrido que aglutina
historia, poesía, música y baile. Entre ellas no podía faltar Carmen Amaya. Su
estación se tituló “Heroína de la pasión” y en ella tuvo lugar uno de los
momentos más vibrante en el cual a la bailaora y coreógrafa Carmen Armengou
interpretó Petenera, al cante Amador Dobarganes y a la guitarra de Ramón
Fernández.
Ver más

(Informacion y documentación facilitado por el candidato)