Barcelona
Villanova i la Geltru
  • El monumento funerario del escritor y político catalán Víctor Balaguer resulta uno de los panteones más bellos, ricos, originales y simbólicos del modernismo catalán. Es sin duda el más importante ubicado en el histórico cementerio municipal de Vilanova y la Geltrú (Barcelona) –englobado en la Ruta de Cementerios ASCE- tanto por la importancia de la personalidad que en él está enterrada como por su belleza artística.
  • Se trata de un majestuoso panteón que recibe un tratamiento más escultórico que arquitectónico. Se caracteriza por su forma trapezoidal, que recuerda los pilotes de los templos egipcios, con ornamentación y tipografías góticas, así como guirnaldas inspiradas en la corriente modernista austríaca de la época (denominada también Secesión Vienesa).
  • Proyectado por el arquitecto Bonavenura Pollés, el panteón de Víctor Balaguer es un sepulcro de homenaje, neogótico en lo relativo a la estructura, pero con trazas modernistas por lo que a la decoración se refiere. En este sentido, se aprecian diversos detalles sinuosos en las esquinas inferiores con dragones, así como el uso de muchos elementos vegetales.
  • La simbología es una de sus características más admirables de este sepulcro, lleno de mensajes y elementos cargados de significado:
    • A ambos lados del panteón se halla la inscripción “patria, fe, amor”, el lema de los Juegos Florales (unos concursos de poseía en catalán de origen medieval que Balaguer y otros autores de La Renaixença catalana se encargaron de recuperar).
    • En cada punto cardinal hay escudos: Barcelona, Vilanova, Catalunya y Castilla y León, ya que Balaguer tuvo cargos políticos en diferentes puntos de España.
    •  En la  parte superior encontramos la lira, símbolo del poeta, y la pluma, alegoría del literato.
    • Otros símbolos son los elementos vegetales: las ramas, de origen pagano (invierno, símbolo de la muerte, y primavera, de la vida); la palma, que simboliza la pureza del alma (todos los santos mártires la llevan); el laurel, que representa la victoria del alma sobre la muerte corpórea; la amapola o adormidera, que aparece en gran cantidad; la planta del opio, símbolo del último sueño… Asimismo, en las placas hay flores marchitas y floridas (vida y muerte).
    • Por otra parte, se representa una guirnalda: la combinación de la flor y el círculo, que significa la buena suerte, la santidad, la fertilidad y la iniciación. Símbolo de aquello que es terrenal y el más allá.
    • Encontramos también animales como los búhos. De hecho, el sepulcro se apoya sobre cuatro búhos que simbolizan la sabiduría y son indicativos de buena suerte. Aunque, por otro lado, también se consideran las aves nocturnas que anuncian la muerte.
    • Asimismo, el sepulcro cuenta con la estrella de cinco puntas, que representa los cinco sentidos. Y, muy relacionado con la masonería, encontramos también el símbolo del hombre que, desde la escuela pitagórica, significa la perfección. En este sentido, cabe recordar que Víctor Balaguer era un masón que llegó al grado 33, el más alto.  De todos modos, aunque el búho y la estrella de cinco puntas sean símbolos masones, también eran empleados en la religión católica, a la que pertenecía Víctor Balaguer. Por eso no podemos confirmar del todo que sean símbolos que reflejen únicamente su perfil masónico.
  • Finalmente, el panteón reza un epitafio elegido por Balaguer, muy significativo de su vida y reflejo de su personalidad altruista: "Sin amor para mí, lo tuve para todos". También en latín aparecen su nombre y el de su esposa, Manuela Carbonell, nombrando también las fechas de nacimiento y de defunción y el hecho de querer ser enterrados en Vilanova i la Geltrú.
 
  • Sobre Víctor Balaguer
Víctor Balaguer i Cirera (Barcelona 1824 - Madrid 1901) está considerado como uno de los escritores y políticos más relevantes del siglo XIX. Fue un referente del movimiento cultural catalán conocido como La Renaixença (Renacimiento, referido a las letras catalanas) e impulsor de la recuperación de los Jocs Florals (Juegos Florales). Formado en leyes en la Universitat de Barcelona, se incorporó a la política en 1854 como progresista y emigró a Francia en 1866. En cuatro ocasiones, formó parte de los gobiernos de Madrid, donde ocupó los ministerios de Fomento y Ultramar. Asimismo, fue un miembro muy destacado de la masonería.
Aunque nació en  Barcelona, Víctor Balaguer sintió siempre mucho cariño por Vilanova i la Geltrú y fue votado hasta nueve ocasiones como diputado por el distrito de la ciudad. Aunque murió en  Madrid, sus restos fueron trasladados a Vilanova i la Geltrú junto a las cenizas de su esposa. Como su panteón no estuvo acabado hasta 1905, previamente sus restos reposaron en el mausoleo de su gran amigo, el empresario indiano Joan Samà, que se encuentra en el mismo cementerio.
 
  • Bonaventura Pollés
Bonaventura Pollés i Vivó (Barcelona, 1857 - Sevilla, 1918) fue arquitecto, dibujante y acuarelista.
En su juventud, fue ayudante del reconocido arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner, con el que colaboró para la construcción del Hotel Internacional con motivo de la Exposición  Universal de Barcelona. Asimismo, restauró el palacio del marqués de Castellvell para la sede de Fomento del Trabajo Nacional.
Bonaventura Pollés es autor de varios edificios de personajes ilustres en Barcelona, así como de su propia casa, en la Rambla de Catalunya de la ciudad condal, y de otros municipios como Sant Pere de Ribes o Vilanova i la Geltrú.
 
  • Sobre el Cementerio Municipal  de Vilanova y la Geltrú
El Cementerio Municipal de Vilanova y la Geltrú está declarado como bien de interés local y se inauguró en el  1817. Desde XXX forma parte de la Ruta de Cementerios de la ASCE.
Acoge las sepulturas de diversos personajes relevantes, muchos de ellos de mediados del siglo XIX y primeros del XX conocidos como indianos o americanos (empresarios locales que emigraron a América buscando fortuna y regresaron a su localidad natal) obra de prestigiosos arquitectos del momento.
Algunos de los monumentos más destacados son:
  1. Templo neoclásico de Joan Samà y Martí (navegante y comerciante).
  2. La capilla, realizada por Josep Simó y Fontcuberta  del  1872. En uno de sus laterales encontramos la tumba de  Josep Valls i Canela, de estilo neogótico.
  3. El panteón de la Familia Ortoll, en cuyo interior alberga una pequeña capilla. Su autor es Josep Estepà.
  4. Mausoleo de Pau Soler y Morell del escultor Pau Carbonell. Y muy cerca un conjunto de monumentos con templos de estilo neogótico.
  5. Monumento funerario de Josep Francesc Lluch y Torrents, de un marcado simbolismo, obra de Bonaventura Pollés.
  6. Sepulcro de la familia Marquès donde está enterrado uno de los personajes más relevantes, el escritor Manuel de Cabanyes. Las esculturas son de Joan Roig.
  7. Tumba de la familia Font, de estilo modernista. Reposan los restos del arquitecto Josep Font y Gumà.
  8. Monumento funerario de Francesc Gumà y Ferran, reconocido indiano y filántropo.
  9. Sepulcro de gran sencillez del pintor Joaquim Mir.
(Informacion y documentación facilitado por el candidato)