Este artículo firmado por Guillermo Arróniz fue publicado en el número 70 de Adiós Cultural en mayo de 2008.