José Mauro fue un bebé que falleció en una aldea gallega a principios de los años 40. Solo vivió 8 meses y murió de lo mismo que muchos niños de la época; infecciones que no se detectan, médicos que no llegan a tiempo, enfermedades simples mal curadas…