Me inquieta el lugar. Distingo la presencia en exceso de gente de todo el mundo, porque una especie de congoja interna circula por el cuerpo, por el cerebro, hasta la memoria de lo conocido a través de la literatura, el cine o los documentales.