el 30 de julio, se marchaba una de esas mujeres que son mucho más que actrices, para convertirse en mitos inmortales: desaparecía la mirada, la boca, el talento, el modo de caminar más elegante, la belleza de la actriz francesa Jeanne Moreau.