Cuando era chico siempre andábamos en bicicleta por el cementerio de la chacharita y mientras mis amigos pedaleaban rápidamente yo me quedaba tranquilamente mirando bóvedas, monumentos, estatuas y paisaje.