La frontera entre México y EEUU es la más mortal de América, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM): en ella se registraron 6.951 muertes entre 1998 y 2016.