Hace unos días leí una noticia que se ha hecho viral: Unas empleadas de Correos reciben una postal con una dirección cuanto menos sorprendente: el cementerio de Huesca.