Firmas

Ana Valtierra
Doctora en Historia del Arte. Universidad Camilo José Cela.
 

El escriba sentado

Una de las estatuas más importantes del Antiguo Egipto es la conocida como "escriba sentado". Su merecido reconocimiento se debe a cómo el escultor fue capaz de captar la vida, el estado reflexivo de este personaje en pleno trabajo. Efectivamente, sobre sus piernas cruzadas reposa un papiro, sobre el que con un cálamo (que no ha llegado a nosotros) va a comenzar a trabajar. Va Vestido solamente con el shenti blanco, un paño que cubría sus partes pudientes y usado por las clases más modestas. Mira hacia arriba invocando a Tot, o pensando en lo que va a escribir. Lo impresionante es que está hecho en caliza pintada, pero sus ojos son de cristal de roca, cuarzo blanco y ébano, lo que le dota a la mirada de un realismo impresionante. Los pliegues de carne que caen, mostrándonos su buena alimentación, es otro detalle que nos hace más cercana esta obra. Esta esculturilla de la que hablamos, fue realizada en torno al 2480 a. C., y encontrada en la necrópolis de Saqqara, en la capilla funeraria de un alto funcionario.
Los escribas eran los encargados de clasificar y copiar, es decir, eran administradores, contables y literatos que trabajaban en todos los campos. Para que nos hagamos una idea de su importancia, baste pensar que en un principio eran escogidos entre el entorno de la familia real. Comenzaban su trabajo con una plegaria a Tot, el dios que les protegía, y en sus manos se dejaba toda la contabilidad del imperio. Eran por tanto imprescindibles.



Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO 128

08 de enero de 2018

REVISTA NÚMERO 127

11 de noviembre de 2017

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017