Firmas

Jesús Pozo
Director de Adiós Cultural.
 

Walt Disney y sus leyendas urbanas

Walt Disney y sus leyendas urbanas

Varias generaciones de niños almerienses crecimos con el ‘convencimiento’ de saber que Walt Disney había nació allí, concretamente en la ‘ibicenca’ Mojácar. Entonces éramos los últimos de España en renta per cápita y nos conocían, sobre todo, por nuestras supuestas legañas que nos quitábamos por san Juan en la playa. Convendrán conmigo que, ante aquel desierto por el que solo se atrevió a cruzar Juan Goytisolo, tener un paisano triunfando en los Estados Unidos y además, ser el creador de los dibujos animados, era el no va más. Escribo sobre esto porque hoy, hace 50 años, a las nueve y media de la mañana, murió en el hospital St. Joseph de Los Ángeles el tipo que no era lo que parecía.
Pero volvamos al terruño. Alguien (dicen que una revista llamada ‘Primera Plana’) empezó a correr el rumor de que nuestro ‘paisano’ se llamaba en realidad Jose Guirao Zamora, hijo extra matrimonial de un médico llamado Ginés Carrillo y una lavandera soltera llamada Isabel Zamora. Que la mujer, buscando una vida mejor, emigró vía Cartagena hasta los EEUU. Y una vez allí, dejó al niño en manos de un matrimonio formado por Elías y Flora Disney.
Si todo esto fue un guion, la verdad es que estuvo bien apañado. Cualquiera que conozca el pueblo almeriense sabrá que sus mujeres lavanderas con cántaro en la cabeza fueron icono turístico andaluz en los años sesenta. Lo de que el padre fuera médico y se llamará Ginés también es importante y significativo en el libreto. Todos los de aquella época sabemos que los médicos en los pueblos mandaban tanto como el cura y el sargento de la Guardia Civil. Y Ginés es un nombre de pila muy levantino.
Pueden encontrar aquí toda la historia o fábula, como decidan.
http://hoycinema.abc.es/personajes/20150218/abci-walt-disney-leyenda-andaluz-201502171910.html 
También pudo deberse todo esto a un incipiente plan de marketing para una provincia que empezaba a subsistir alquilando extras y tierras para el cine internacional.
Fuera lo que fuera, el caso es que hay un nacimiento oficial del presunto José Guirao Zamora y dice que fue en Chicago, el 5 de diciembre de 1901. Pero hoy lo que se recuerda son los cincuenta años de su muerte.


Portada anunciando la muerte de Disney.

La muerte
 
La periodista Alicia García de Francisco, publicó ayer en la agencia Efe un drástico desmentido de toda esta leyenda, aunque desgraciadamente no aporta ningún dato que confirme su versión. También desmintió otra leyenda que sí está totalmente comprobada, aunque todavía, a día de hoy muchos compañeros de la profesión siguen ignorándola. Me refiero a la congelación del ‘Midas’ de los dibujos animados. Señoras y señores, de una vez por todas, repitan conmigo: Walt Disney no está congelado. Nadie decidió congelar su cuerpo a la espera de que los avances científicos pudieran encontrar una cura para el cáncer de pulmón que había acabado con su vida a los 65 años y de forma fulminante, en apenas un mes. Asegura García de Francisco en su nota de Efe que “algunos fueron incluso más lejos y aseguraron que solo se había congelado su cabeza. Pero en realidad fue incinerado ya que, aunque alguna vez había hablado a favor de la criogenización, nunca lo dejó por escrito, por lo que su familia ni se lo planteó”.
 
El testamento a subasta
 
Hoy, por otro lado, el diario digital Bez.es intenta aportar un poco más de luz sobre la vida y la muerte de Walt-José aprovechando el aniversario de su fallecimiento. La periodista Montse Hidalgo anuncia la salida a subasta del testamento del magnate por un precio de salida de 60.000 dólares. Pero este documento, al parecer, no es lo más importante. Para la periodista de Bez.es “el documento en el que Walt Disney cede a cada una de sus dos hijas un 25% de su patrimonio no es lo más valioso entre los 604 artículos que conforman el catálogo de esta subasta. Por encima de él se encuentra otro escrito firmado por el puño y la letra del creador de Mickey Mouse: la licencia legal que autoriza a Walt Disney Incorporated a emplear su nombre con usos comerciales. Un acuerdo que llegaría poco después del estreno de Peter Pan, en 1953, cuando Disney, animado por sus éxitos empezó a soñar con un imperio que se expandiría hacia la televisión, los parques temáticos y una larga lista de productos”.
 


Tumba de Disney sin cubitos de hielo.

La aportación de Dalí
 
Si alguien lleva años desmintiendo la congelación de Disney es la periodista y redactora jefe de Adiós Cultural, Nieves Concostrina. La última vez que lo hizo fue hace justo un año en el programa de Carles Francino en La ventana de la SER en el que colabora. Concostrina fue tajante: “Mentira. Está hecho polvo. Walt Disney fue reducido a tres kilos de cenizas dos días después de su muerte por cáncer de pulmón. Hoy, 17 de diciembre, lo incineraron y sus cenizas están a dos metros bajo tierra en el cementerio Forest Lawn de Los Ángeles. Lo de la congelación fue una patraña desde el principio, pero cuando alguien está dispuesto a creerse algo, la batalla está perdida. Y mucha culpa tuvo Salvador Dalí. Luego saco las pruebas. Todavía le dices a alguien que Walt Disney no está congelado y te dicen ¿seguro?”.
Lo de Dalí es interesante porque es una parte de la historia que muy poca gente conoce. Carles Francino preguntaba a Nieves “¿Qué tuvo que ver Salvador Dalí con la leyenda?”.
Y Concostrina contestó:
“Que se la creyó y empezó a decir que él quería que lo congelaran, como a su amigo Walt Disney. Teniendo en cuenta que tenía proyección internacional eso era confirmar la noticia. Dalí empezó a plantearse para sí mismo la hibernación, y estuvo cinco años dando la brasa con que se iba a hibernar. Se creyó que Walt Disney estaba hibernado, criogenizado, y ahí le dio por empezar a hablar de la inmortalidad. En su libro “Las pasiones según Dalí”, editado en 1968, es donde por primera vez dijo “estoy tratando de recoger todo el oro posible para hacer que me congelen en el momento de morir. Quiero hacerle un nicho a la muerte, resurgir de mi cilindro de helio tres o cuatro veces en el próximo siglo, con el bigote erguido y el bastón en la mano”. Dalí había oído campanas, pero no sabía por dónde, porque lo del helio no cuadra. No había entrevista en la que no sacara el tema de hibernarse…y los periodistas atacaban por ahí porque decía cosas muy locas. Luego se le fue pasando lo de la congelación, pero de la pregunta ya no se libraba”.
El que tenga más interés puede escuchar la pieza completa entre Carles Francino y Nieves Concostrina en este enlace: http://play.cadenaser.com/audio/001RD010000003953334/
 
El documental
 
Y para los que todavía tengan ganas de más, la última recomendación para terminar con el asunto del ‘paisano’ almeriense.
Eduardo Soler, director de cine, realizó el documental “Disney a través del Espejo” (2011). En la publicidad de la película se adelanta que la historia es sobre un investigador que “decide dar el paso definitivo para desentrañar el enigma sobre el supuesto origen almeriense de Walt Disney, haciendo el mismo viaje que realizó la supuesta madre de Disney para entregar a su hijo (Walt Disney) en adopción. Un viaje que nace en Mojácar y acaba en Nueva York”. La propia publicidad advierte: “Es un documental sobre una investigación apasionante con un resultado inesperado”. Aquí lo pueden ver, previo pago, por menos de dos euros.
https://www.filmin.es/pelicula/disney-a-traves-del-espejo



Publicidad

  • info@revistaadios.es
  • 📞 Tlf. 91 700 30 20
  • prensa@funespana.es

Revista Adiós

Funespaña en colaboración con
Candela Comunicación S.L
Calle Doctor Esquerdo 138, 5º
28007 Madrid

REVISTA IMPRESA

REVISTA NÚMERO126

04 de septiembre de 2017

REVISTA NÚMERO 125

25 de julio de 2017

REVISTA NÚMERO 124

07 de mayo de 2017

REVISTA NÚMERO 123

20 de marzo de 2017

REVISTA NÚMERO 122

08 de enero de 2017

REVISTA NÚMERO 121

14 de noviembre de 2016