CURIOSIDADES DEL LÉXICO FUNERARIO

Réquiem

Réquiem

Se llama misa de réquiem a la que se celebra por las almas de los difuntos, pero también se conoce con este nombre la composición musical elaborada para dicha misa

Escrito por Javier del Hoyo


Literalmente réquiem significa ‘descanso’. Se trata de la primera palabra de la antífona de entrada de la misa de difuntos: Requiem aeternam dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis(“Dales, Señor, el descanso eterno, y brille para ellos la luz perpetua”),frase extraída del libro cuarto de Esdras (IV Esd 2, 34-35), libro apócrifo pero muy conocido en los primeros siglos de cristianismo. A partir de ahí ‘misa de réquiem’ pasó a significar ‘misa de difuntos’.
 En efecto, se llama misa de réquiem a la que se celebra por las almas de los difuntos, pero también se conoce con este nombre la composición musical elaborada para dicha misa. Tiene distintas partes para coro, como el Introito (Réquiem aeternam); con el versículo del salmo Te decet hymnus; Kyrie; Gradual (Réquiem aeternam),con el tracto Absolve, Domine y la secuencia Dies irae; Ofertorio con la oración Domine Iesu Christe; Sanctus y Benedictus; para concluir con el Agnus Dei y la comunión(Lux Aeterna).Se suprimen Gloria y Credo de la misa ordinaria.

Tomás Luis de Victoria compuso en 1605 una célebre Misa pro defunctis para coro a seis voces con motivo de los funerales de María de Austria. En el siglo XVIII Cavalli, sucesor de Monte verdi, escribe un réquiem para culto del salmo Te decet hymnus;  Kyrie; Gradual (Réquiem aeternam),con el tracto Absolve, Domine y lasecuencia Dies irae; Ofertorio con la oración Domine Iesu Christe; Sanctus y Benedictus; para concluir con el Agnus Dei y la comunión (Lux Aeterna).Se suprimen Gloria y Credo de la misa ordinaria.Tomás Luis de Victoria compuso en 1605 una célebre Misa pro defunctis para coro a seis voces con motivo de los funerales de María de Austria. En el siglo XVIII Cavalli, sucesor de Monte verdi, escribe un réquiem para ocho voces sirviéndose aún de melodías gregorianas. Pero el más famoso réquiem, sin duda, es el de Mozart, compuesto en 1791 por encargo de un desconocido, que le pagó una gran suma con la condición de que no comentara ni elencargo ni sus condiciones, y que no llegó a terminar. Célebres réquiem sasimismo son los de G. Palestrina (1591), L. Cherubini (1817, compuesto para el aniversario de la muerte de Luis XVI), R. Schumann (1852), J. Brahms(1869), G. Verdi (1874, para el aniversario de la muerte de Manzo-ni), G. Fauré (1878) y A. Dvorak(1890).

Pero fuera de la música la palabra subsiste con el sentido de ‘oración o sentimiento fúnebre’, por lo que pueden oírse expresiones como Réquiem por un campesino español, obra maestra de Ramón J. Sender, escrita en el exilio y publicada por primera vez en México en 1953 bajo el título de Mosén Millán.

Volver

  • Publicidad Revista Adiós Web y Edición Impresa
  • Tlf. 91 700 30 20 - ext. 2068
  • Contacto revista Adiós
  • info@revistaadios.es
  • Director: Jesús Pozo
  • Redactora jefa: Nieves Concostrina
  • Coordinadora: Isabel Montes
  • Diseño: Román Sánchez
  • Fotografía: J.Casares
  • Producción: Candela Comunicación S.L.
  • Colaboradores habituales: Joaquín Araújo, Carlos Santos, Guinés García Agüera, Pilar Estopiñán, Javier del Hoyo, Javier Gil, Yolanda Cruz, Ana Valtierra, Eduardo Herrero, Javier Fonseca, Pedro Cabezuelo, Laura Pardo
La revista Adiós Cultural es una revista bimestral iniciativa de Funespaña. Todos los derechos reservados.